Quantcast

El segundo derbi barcelonés abre heridas en las dos plantillas

El segundo derbi barcelonés acabó con más incidentes de los
que hacía prever la goleada de los azulgranas.

En los túneles de vestuarios se increparon duramente los
jugadores de ambos bandos y, según el acta arbitral, destacó el menosprecio a
los rivales del uruguayo Luis Suárez que podría ser sancionado por el comité de
competición a tenor de lo que ha reflejado el colegiado del encuentro.

El staff técnico de uno y otro equipo y el personal de
seguridad colaboraron p
ara separar a los jugadores y evitar males mayores.

Otro de los focos de atención del partido de ayer en el Camp
Nou lo protagonizó el portero Pau López que pisoteó la tibia de Leo Messi en
una acción violenta que no vio el árbitro ni sus auxiliares.

El portero españolista ha asegurado que ni pide perdón ni
sale a un terreno de juego a hacer daño a nadie. Pau ha reconocido el pisotón a
Messi añadiendo que no fue intencionado El jugador ha señalado que «me sabe mal
que alguien pueda pensar que voy a un campo de fútbol a hacer daño a un
compañero de profesión
«.

Después de la intensidad con la que se prodigó el Español en
Cornellà El Pr
at el pasado sábado y de las declaraciones de su presidente Joan
Collet en el Camp Nou volvió la polémica y todavía quedan dos episodios esta
temporada entre los equipos de la ciudad condal.

El primero se vivirá el próximo miércoles a las nueve de la
noche en el campo españolista en partido de vuelta de la copa del rey. El
Español tiene las bajas por lesión de Asensio y de Caicedo y, muy
probablemente, su técnico Constantin Galca opte por dar entrada a los
suplentes.

El 4 a
1 del partido de ida parece difícil de remontar para los jugadores
blanquiazules
que en la liga están sólo 4 puntos por encima de las posiciones
de descenso.

Luis Enrique podría dar descanso alguno de los titulares
como el propio Luis Suárez o Gerard Piqué que hizo unas declaraciones
desafortunadas al acabar el partido de anoche.

La penúltima jornada de liga enfrentará a los equipos de la
ciudad condal en el Camp Nou.

Se desconoce quién dirigirá el partido de vuelta de la copa
pero ya se sabe que sea quién sea deberá cortar las agresiones y el juego
violento para que no se tengan que lamentar lesionados.