Quantcast

Mas convocará elecciones esta semana para el próximo mes de marzo

 Desde CDC no se prevé ningún movimiento esta semana tal y
como solicitaron los dirigentes de la
CUP cuando advirtieron de que el único escollo para que haya
gobierno en Catalunya es Artur Mas.

Tanto el president en funciones de la Generalitat como los
distintos dirigentes de Junts pel sí han dejado claro que no cederán a las
presiones de la formación de extrema izquierda porque ello conllevaría
defraudar al millón 650 mil votantes de la plataforma independentista.

La CUP
decidió por seis votos no investir Artur Mas y, por lo tanto, eliminar
cualquier posibilidad de acuerdo entre las fuerzas independentistas. Sus
dirigentes explicaron que, si bien se han aceptado parcialmente sus
reclamaciones, han propuesto diversas fórmulas para la presidencia del
ejecutivo catalán y no se ha aceptado ninguna.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha descartado
cualquier intención de ceder dos de sus diputados para investir a Mas a cambio
de que Democracia y Libertad opte por votar en el Congreso a Pedro Sánchez. Iceta
ha recordado que la estrategia de Junts pel sí ha sido errática al apostar sólo
por el acuerdo con la CUP
y no explorar otros hipotéticos acuerdos.

En las próximas horas, el presidente del grupo parlamentario
de la CUP,
Antonio Baños, abandonará su escaño y dimitirá de los cargos de responsabilidad
que ostenta en la candidatura de unidad popular.

La incertidumbre se centra en la política catalana. Las
ejecutivas de CDC y de ERC deberán determinar si repiten la fórmula de la
unidad al lado de las entidades de la sociedad civil de la Asamblea Nacional
de Catalunya
y de Omnium Cultural.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, deberá decidir también
si abandona la institución municipal y opta por querer ganar las elecciones con
Catalunya sí que es pot, la marca catalana de Podemos.

Los partidos unionistas coinciden en que se ha cerrado la
vía del soberanismo
y la deriva del independentismo ha tocado fondo.