Quantcast

Alberto Garzón desmiente que vaya a disolver Izquierda Unida

Alberto Garzón ha publicado un comunicado en su perfil de Faebook en el que niega las ifnormaciones divulgadas esta tarde por el diario El País según las cuales él y su dirección habían decidido disolver Izquierda Unida para fundar un nuevo partido con nuevas estructuras.

Año nuevo, día de descanso y reposo en familia. Pero repasando la prensa me encuentro desconcertado con que un titular de periódico asegura que yo mismo doy fin a Izquierda Unida. Redactado en presente. Así, sin enterarme, he dado fin a mi organización política… Decir que es una situación surrealista sería quedarse corto“, comienza.

Garzón lamenta que no es la primera vez que se ve víctima de la “política ficción”, y recuerda los titulares que daban por hecho su entrada en Podemos.

De cara al futuro señala la necesidad de “repensar la izquierda” porque “al fin y al cabo, el PP ha ganado las elecciones”.

Y explica cómo será el proceso en Izquierda Unida. “IU tiene su próxima asamblea prevista para 2016. Allí se debatirá sobre el futuro de nuestra organización, y estoy convencido de que servirá para fortalecer el instrumento de izquierdas que necesitamos como país. Aprenderemos de lo mejor que ha dado la izquierda en estos años pero también de la experiencia de la campaña y del trabajo, codo a codo, con gentes que no son de IU. Para conseguirlo IU va a encarar un proceso de debate participativo, intenso y honesto y abierto que debe desembocar en la conformación de una herramienta organizativa de la izquierda federal y transformadora que dispute el poder a la oligarquía y abra un proceso constituyente para un nuevo país. Eso es lo hemos dicho siempre, pues creo que una de nuestras fortalezas es la coherencia. Obviamente, desde la autonomía y la independencia de un proyecto anticapitalista, feminista y ecologista. Y sin miedo a nada, sinceramente. Tampoco a los titulares“.

Y finaliza: “No nos dejemos arrasar por una ola de espectacularización de la política que pretende reducirlo todo a una supuesta lucha de poder entre líderes omnipresentes y omnipotentes. Al menos en la izquierda en la que yo creo las cosas se hacen colectivamente y con rigor“.