Quantcast

El PSOE vive una batalla sorda tras el fiasco del 20D

La jornada de este lunes, marcada en rojo en el calendario del PSOE por la celebración de un comité federal en el que se analizaban los resultados que todos, abiertamente, catalogaron como 'malo'. marca un punto de inflexión. Quizá el del comienzo de un nuevo cisma aunque e propio candidato y secretario general, Pedro Sánchez, fuese el primero en calificar el resultado electoral como «malo» mientras observa como el partido se divide entre quienes quieren celebrar un congreso federal cuanto antes, y quienes optan por aplazarlo hasta que se clarifique la gobernabilidad de España, como desean Sánchez y su equipo de fieles.

De este modo, como informa el diario El País, los barones favorables a celebrarlo cuanto antes promoverán una recogida de firmas para que haya otro comité federal que vote la fecha del congreso. Pero la guerra sorda, permanece latente por debajo de este dilema. El verdadero problema, como informan varios medios, es la intención de un sector de desalojar a Sánchez de la secretaría general y del cartel electoral si se repitieran las elecciones.

Quienes tienen prisa por celebrar el congreso quieren disputar ya, de manera inaplazable, la secretaría general a Pedro Sánchez. No le quieren de candidato en marzo si es que se celebran nuevas elecciones y el calendario aprieta. Y mientras, un sector amplio del partido vuelve a mirar a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz.

De momento, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, o el de Asturias, Javier Fernández, reclamaron que el congreso del PSOE se celebre, al menos, «cuando lo fijan los estatutos».Como muy tarde en marzo. En ese cónclave, gran parte del Partido Socialista da por hecho que Díaz dará el paso para ganar el liderazgo y Sánchez tendrá que echarse a un lado o enfrentarse a ella en primarias.

Y en este punto, Sánchez cree que puede resistir. Se presentará a las primarias y las intentará ganar de nuevo. Pero lo más importante, quemará las naves para intentar ser presidente si es que Rajoy no consigue formar una mayoría parlamentaria de garantías.