Quantcast

Brassens se instala en el Teatro Romea de Barcelona

El Teatro Romea acogerá esta noche el espectáculo «La mala
reputación»
una aproximación a la obra de George Brassens en forma de lectura
dramatizada.

La Fundación Romea
se encarga de la organización de un espectáculo que combina diálogos,
recitaciones y canciones tanto de Brassens como de autores y cantantes
relacionados con su universo, como Jaques Brel, Serge Reggiani, Boris Vian,
George Moustaki,
entre otros artistas que compartieron vivencias con el
eminente músico francés.

Interpretado por Ferran Frauca, Carles Canut, que asume la
dirección, Miquel Pujadó, autor del guión, y los músicos Joan Humet, contrabajo
y Manel López, acordeón.

La mala reputación se dirige tanto a la inteligencia como a
la sensibilidad del espectador. Durante el espectáculo, que se ha representado
con gran éxito en el Teatro Romea, el público pasa sin darse cuenta de la emoción
más intensa a la risa más espontánea, gracias a canciones satíricas como «La
bona Margot», «El goril.la», «Enriqueta»
y «Veure un amic plorar».

George Brassens es uno de los más grandes autores e intérpretes
de canciones del siglo XX. Lúcido, irónico, atemporal y a caballo entre la
expresión popular y la literatura culta,
sus canciones cobran actualidad en
nuestros días.

Además, su repertorio ha sido adaptado a diversas lenguas,
como el castellano, el hebreo, el japonés, el italiano, el occitano, el
esperanto, el griego, el alemán o el catalán entre otras muchos idiomas.

Paralelamente a la producción de temas propios, 16 álbumes
publicados desde 1.982 a
la actualidad, Miquel Pujadó ha trabajado para difundir a la lengua catalana la
obra de George Brassens.

A lo largo del tiempo, Pujadó ha adaptado más de 50 de las
creaciones del músico francés. Pujadó ha cantado en distintas ciudades europeas
a Brassens y ha grabado tres CD's con su música.

George Brassens murió prematuramente, en 1.981, cuando
acababa de cumplir los 60 años.

Sus acordes, sus letras y todas sus emociones perviven entre
nosotros más de treinta años después de su desaparición.