Quantcast

Sánchez asegura que no negociará sobre la integridad de España

En su discurso ante el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha insistido en que corresponde ahora al PP y a Mariano Rajoy intentar formar Gobierno, aunque si no lo consigue, el PSOE tiene «legitimidad» y asumirá su responsabilidad de buscar una nueva mayoría «progresista« y de «izquierdas».

Para ello, ha avanzado que hablará con «todas» las fuerzas políticas con «luz y taquígrafos» para que los ciudadanos conozcan con total transparencia qué se negocia y qué se acuerda.

Tras dejar claro que el PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy y de cualquier otro candidato del PP, Sánchez ha querido enviar un mensaje de «confianza en el futuro» porque «paso a paso» y «sin atajos» la solución para un nuevo Gobierno irá apareciendo en el camino.

«No vamos a buscar ni cordones sanitarios, ni líneas rojas, ni trincheras ni atalayas», ha proclamado Sánchez, que ha apostado por «buscar los puentes que nos unen».

Y es que para el secretario general del PSOE, las nuevas elecciones serían la peor de las opciones y no son una solución porque sólo aplazarían el problema y supondrían el reconocimiento de que los partidos son incapaces de dialogar y de entenderse.

Por eso, si el PP es incapaz de alcanzar una mayoría de Gobierno, el PSOE estará «a la altura de su responsabilidad» e intentará liderar un Ejecutivo «reformista y progresista» conforme al ideario socialista.

Para ello, la única condición que ha puesto en que no se dialogue sobre la integridad territorial de España porque el PSOE está a favor del derecho a decidir, pero del derecho a decidir de todos los españoles y no sólo de una parte.