Quantcast

Barcelona se suma a la declaración rupturista del Parlament

Los concejales de CDC, ERC y la CUP se han adherido a la
declaración independentista del Parlament de Catalunya y han contado con la
abstención del grupo que gobierna el consistorio, Barcelona en comú.

Ada Colau se ha mostrada partidaria de acelerar el ritmo político
para que se convoque el referéndum de autodeterminación de Catalunya.

El ayuntamiento de la capital catalana ha reforzado la
propuesta de la CUP

para coincidir en el pleno apoyo y adhesión a la declaración independentista
del Parlament que suscribieron en esta institución la formación anticapitalista
y Junts pel sí transcurridas unas horas de las elecciones plebiscitarias del 27
de diciembre.

Tanto en la cámara catalana como en el ayuntamiento las
distintas marcas autóctonas de Podemos, Barcelona en comú y Catalunya sí que
pot se sitúan en la abstención ante una moción que prevé la desconexión de
España
en un año y medio.

El debate consistorial ha tenido como escenario la comisión
de Presidencia. Por parte de la
CUP
su concejala María José Lecha se ha encargado de defender
la propuesta que ha sido cuestionada por los grupos unionistas de Ciutadans y
del Partido Popular.

Sonia Sierra, del partido que coordina Carina Mejías, y
Angels Esteller una de las tres representantes de los pulares, han expresado su
contrariedad por una propuesta
que consideran ilegal. A estas concejalas se ha
sumado el voto de Sonia Recasens, de Unió Democrática de Catalunya, que tiene
representación en el ayuntamiento porque concurrió con la coalición de CiU unas
semanas antes de la separación de estas formaciones políticas.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha
explicado que los resultados electorales de domingo modifican el escenario político
en el ámbito estatal
y que, no tiene duda, finalmente se votará un referéndum
de autodeterminación tal y como avala Podemos con Pablo Iglesias al frente.

El grupo municipal de Barcelona en comú precisa del apoyo de
otros partidos políticos para poder gobernar en Barcelona. ERC es la fuerza que
sintoniza más, ahora mismo, con los intereses del equipo de Ada Colau.