Quantcast

Los premios de la Lotería que te pueden tocar realmente… impuestos incluidos

Realmente el único español al que siempre le toca la lotería no es Carlos Fabra, el expresidente de la Diputación de Castellón, sino un compañero de militancia. Y no tiene nada que ver con su enorme suerte. Estamos hablando del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a quien siempre le toca administrar un gran premio lotero por ley. No pienses mal, no le toca a él, sino al departamento que dirige. En verdad, a todos los españoles.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, puso en marcha en 2012 un nuevo gravamen del 20% a las ganancias superiores a 2.500 euros, como una de las nuevas medidas impositivas que incluyó en el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado aprobado para el año siguiente. Era una forma extraordinaria de recaudar en lso años más duros de la recesión. Y la promesa era retirar ese gravamen cuanto antes. Pero ese día aún no ha  legado. 

Así es que si te toca el Gordo ya sabes que el 20% lo tienes que compartir con Hacienda. Aatomáticamente. Pero si le toca otro de los premios altos tampoco se salvará de esa retención. El segundo premio está dotado con 100.500 euros al décimo (125.000 sin impuestos), el tercero con 40.500 euros (50.000 euros sin impuestos), el cuarto premio entrega 16.500 euros a cada décimo (20.000 euros sin impuestos) y por último los quintos premios dan 5.300 euros al décimo (6.000 sin impuestos).

Pero ojo, hay que saber que el 20% que grava los premios se empieza a aplicar a partir de los 2.500 euros. Por ejemplo, si le toca un cuarto premio (dotado con 20.000 euros), pagará a Hacienda el 20% a partir de los 2.500, es decir, pagará el 20% de 17.500 euros. Por tanto, el premio se le quedará en 16.500 euros. La retención se hace automáticamente por lo que cobrará directamente el premio menos el 20%.

Los premios menores como la pedrea que se reparte a casi 2.000 números dará 100 euros a cada décimo pero en este caso no tiene gravamen. El reintegro -último número del Gordo- que premia con la misma cantidad que se juega a cada décimo, es decir, si se juegan 20 euros, se ganan 20, tampoco tiene gravamen. Todos los premios menores de 2.500 euros están exentos de pagar impuestos.

Artículo anteriorEntrevista a Álex Arnó
Artículo siguienteJa són aquí!