Quantcast

Aprende a cocinar sano y sin gluten

El sábado 21 en Miele Center de La Moraleja, al norte de Madrid, tendrán lugar cuatro talleres de cocina impartidos por El Taller Sin Gluten, de Daniela Faccio y Raquel Bernabé, blogueras de Singlutenismo y Celiaquines, respectivamente. La jornada arranca a las diez de la mañana con dos talleres: pan básico y postres, y continúan por la tarde con bollería y pan avanzado. El objetivo de los talleres, cuentan sus creadoras, es ayudar a aquellas personas celiacas o sensibles al gluten a preparar sus propios panes caseros, ya que trabajar masas sin gluten entraña ciertas dificultades. Lo mismo ocurre con los postres y la bollería. Y el último taller, el de pan avanzado, está pensado para aquellas personas que ya saben trabajar los panes y quieren perfeccionar la técnica o crear productos más elaborados. Toda la información de las jornadas la podéis encontrar en su web.

El sábado 28 de noviembre, también Madrid será el escenario de un nuevo taller para aprender a cocinar en este caso sin gluten y sin lácteos. El taller lo imparte la conocida youtuber Bárbara Llop de Cocinasin.com en el local de Sueños de Cocina, y trabajará tanto platos salados como repostería. En su web podéis ver toda la información.

Alergias e intolerancias alimentarias, en auge

Proliferan en España los talleres, las charlas e iniciativas de distinta índole sobre celiaquía y otras intolerancias alimentarias. Y es que la cifra de personas con intolerancia o alergia a algún alimento no deja de crecer. La celiaquía (provocada por la intolerancia al gluten) afecta al 1% de la población, los sensibles al gluten suponen el 5% de la población y la intolerancia a la lactosa rondaría el 3%. En todos estos casos el tratamiento es evitar de por vida el gluten o la lactosa.
Las alergias a alimentos también se han disparado en los últimos años pasando en España de una prevalencia del 3,6% al 7,4% aproximadamente en poco más de una década y según datos de la OMS. De ahí que sea fundamental que se trabaje en mejorar la formación de los restauradores, y las etiquetas de los productos para poder atender a un número de población cada vez mayor.