Quantcast

Estremecedor testimonio de una superviviente del Bataclan: «Me hice la muerta sobre un charco de sangre»

Estar junto a las víctimas, tumbada y sin saber si están o no están muertas a tu lado. Pero consciente de que cualquier movimiento podría conducirte al abismo. El relato de Isobel Bowery, una de las supervivientes de la sala Bataclan de París, es desgarrador y ya ha sido compartido en las redes sociales de manera masiva. Ella ha publicado una foto de un chaleco manchado de sangre, y detalles sobre como escuchó gritos mientras estaba tumbada cuando el caos se desató alrededor de ella.

«Me acosté sobre la sangre de extraños, esperando mi bala para terminar mis  22 años, me imaginé todos los rostros que he amado y susurré 'te quiero'. Una y otra vez». Ha dejado escrito en su mensaje de Facebook. «Los charcos de sangre llenaron el suelo. Los gritos de hombres adultos que tenían junto a ellos los cadáveres de sus novias traspasaban la pequeña sala de conciertos«.

La joven superviviente, narra con un texto que deja sin aliento como fueron aquellas casi dos horas en que se desencadenó el fin del mundo a su alrededeor. «Futuros demolidos, familias desconsoladas. En un instante. Conmocionada y sola, fingí estar muerta durante más de una hora, tendida entre las personas que podían ver a sus seres queridos inmóvil». Ella dice que intentaba ahogar su aliento entre los cuerpos para no delatar que estaba viva: «Acallando mi aliento, tratando de no moverme, no llorar -no dar a los hombres el miedo que desearon ver-. Era increíblemente afortunada por poder sobrevivir.»

La joven Isobel Bowdery detallaba de manera estremecedora los pensamientos que pasaban por su cabeza mientras yacía inmóvil en el suelo de la sala de conciertos. Y hace una perfecta descripción de lo quemes la esperanza: «Reflexionando sobre los mejores momentos de mi vida. Deseando que los que amo supieran lo mucho que les quiero, con el deseo de que supieran que no importa lo que me pasó, que debían seguir creyendo en la bondad de la gente. Para no dejar que esos hombres ganan».

Cuando Isobela Bowdery repasa lo ocurrido describe como la gente s elo estaba pasando muy bien en lo que debía ser una noche perfecta. Hasta que los atacantes «llegaron a través de la entrada principal y comenzaron los disparos. Creíamos que todo era parte del espectáculo», escribió Isabela. 

En su texto esta superviviente recuerda, como no, a los héroes desconocidos que venían en su ayuda durante la masacre, muchos de ellos víctima de aquel horror: «Para el hombre que me tranquilizó y puso su vida en la línea de fuego para tratar de cubrir mi cabeza mientras yo gemía, a la pareja cuya última palabras de amor me mantuvo creyendo que el bien en el mundo, a la policía que tuvo éxito en el rescate de cientos de personas , a los desconocidos que me recogieron en la carretera y me consolaron durante los 45 minutos en los cuales creía realmente que el chico que amaba estaba muerto «, escribió.

Y la despedida de su texto no tiene desperdicio: «Ayer por la noche, la vida de muchos se cambiaron para siempre y depende de nosotros que podamos ser mejores personas. Que podamos vivir las vidas que las víctimas inocentes de esta tragedia soñaban pero lamentablemente ahora no podrán cumplir». «Ángeles RIP. Nunca lo olvidaré.»