Quantcast

«Por fin es viernes»llena Luz de Gas a beneficio de los más necesitados

«Por fin es viernes», la banda de rock amateur que lidera el
penalista Pau Molins, ha galvanizado la sala Luz de Gas, en el corazón de
Barcelona, con un concierto de dos horas a beneficio de entidades sociales que
protegen a los más desfavorecidos.

Periódicamente, «Por fin es viernes»ofrece estos recitales
la recaudació
n de los cuáles se destina a las entidades benéficas que lo han
solicitado.

Sólo en Barcelona se cuentan por millares las familias que
acuden a Cáritas para solicitar comida. El banco de alimentos recibe también
miles de peticiones diaria
s.

En esta ocasión, el dinero recaudado en el concierto se
distribuirá entre 4 asociaciones.

Adeco se encarga de distribuir comida a 150 familias de Nou
Barris y de Roquetas sin recursos.
Esta es una entidad social arraigada en esta
zona y que no cesa en su esfuerzo de abastecer a los más necesitados.

Por su parte «Petit món»es una fundación privada que se ha
encargado de construir una vivienda de acogida para más de treinta niños y
niñas de la capital nepalesa, Katmandú, después del devastador terremoto que
azotó el país.

La entidad se responsabiliza de las necesidades básicas de
los menores y permite un desarrollo adecuado de unos adolescentes que, en la
mayoría de los casos, lo han perdido todo.

En «El racó del trampolí»la tarea social contempla la
integración en el mercado de trabajo de las personas con una discapacidad psíquica.

«El racó del trampolí»es una tienda donde se pueden
encontrar artículos de primera y de segunda mano. La compra de los mismos
facilita la calidad de vida de estos seres humanos que tienen esta discapacidad
psíquica.

La cuarta entidad beneficiaria es la Fundación Núria
García.
La entidad participa en la construcción del Hospital de Día de Sant
Joan de Déu de Barcelona con el objetivo de mejorar las condiciones de
tratamiento de los niños con cáncer o enfermedades crónicas.

El abogado Pau Molins agradeció las aportaciones de los jóvenes
que abarrotaron la sala de fiestas Luz de Gas cedida altruistamente para la
ocasión por el empresario Fede Sardà.