Quantcast

Mas traslada la presión de las negociaciones a la CUP

Las negociaciones entre las formaciones independentistas
continúan bloqueadas
sine die a la espera del 29 de noviembre cuando se celebre
la asamblea de la formación anarquista.

El president de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha
trasladado la presión de las negociaciones a la
CUP. Mas ha afirmado que la propuesta de
tres vicepresidencias coordinada
s por él mismo es inamovible.

Junqueras se encargaría del área económica, Romeva de los
asuntos exteriores
y la actual vicepresidenta del Govern, Neus Munté, dirigiría
el ámbito social del ejecutivo catalán.

Artur Mas ha reiterado que, una vez establecido este Govern
de transición a la independencia
, en diez meses, se sometería a una moción de
confianza con la que la CUP
podría hacer descarrilar la acción ejecutiva.

El dirigente de la
CUP, Antonio Baños, ha expresado que el acuerdo está más
cerca, que se avanza adecuadamente, pero que Artur Mas no puede ser quien
lidere el proceso constituyente
porque es un político asociado al autonomismo y
que, por lo tanto, en el nuevo período que abre Catalunya ya está amortizado.

La CUP
ha pedido un nombre de consenso a Junts pel sí. Una personalidad que satisfaga
a las dos formaciones
independentistas.

Para Baños no es el momento de los ultimátums ni de las
amenazas.

Este domingo la Asamblea
Nacional de Catalunya
ha convocado una manifestación a las
puertas del Parlament para exigir a los políticos secesionistas que se pongan
de acuerdo de una vez por todas.

Desde la
Asamblea se expone la incomodidad y el cansancio del
electorado independentista, dos millones de electores, que contemplan
incrédulos
como no es posible pactar un Govern y un president que lleve a
Catalunya a
la constitución de un Estado.