Quantcast

Tribus urbanas que no conocerás si eres padre o un poco 'viejuno'

-

1
Desde 'Quadrophenia', desde los 'mods' y los 'rockers' de la década de

Desde 'Quadrophenia', desde los 'mods' y los 'rockers' de la década de los 60 a los 'heavies' y los 'punkis' de los setenta y ochenta, decenas de tribus urbanas han nacido y han muerto al paso que marcan las tendencias y los nuevos usos y costumbres sociales. Pero sobre todo, al ritmo que marca una juventud que fagocita lo novedoso y escupe a la cara a lo que tiene más de 10 minutos. El problema es que en la actualidad se es adolescente hasta los 46 con lo que a veces, podemos encontrarnos con el último heavy de Madrid en el parque cos dos de sus cinco nietos… el caso es que en las tribus urbanas vimos diluirse nuestros defectos y complejos en la uniformidad estrafalaria de una masa muy reducida de 'colegas'. Compartimos gustos musicales y estéticos, complementos y un lenguaje ideado como clave de comunicación cifrada para el resto de los mortales. Con toda esa parafernalia nos hicimos aún más herméticos de lo que éramos para nuestros padres y una sociedad que nos miraba con extrañeza y distancia. A todos, o casi, nos pasó lo mismo o parecido. Y con posibilidad en algún caso de sufrir alguna peligrosa secuela en forma de campana en los vaqueros después de pasar años declarando nuestra exclusividad, y el asco que sentíamos por aquello que no caminara en nuestra misma dirección. Buscamos enemigos y aliados. Combatimos y amamos…Y es que quien más, quien menos, de algún modo, siempre perteneció a una tribu urbana si es que hoy tiene menos de 50 o 55 años. Quienes no fueron hippies, fueron 'rockers' o punkis. Y si no se fue 'pijo', entonces, se fue 'pokero' o 'hipster' hasta hace tres días… Esta cosa social no dejará de existir. Y se renueva como fuente inagotable de chanzas y burlas. Pero da igual.Estos grupos cerrados de identidad tienen en común la similitud o clonación de sus miembros y el hecho de que juntan voluntariamente en manadas para ser más fuertes y quizá, para no sentirse tan raros. Nosotros vamos a poner nombre y apellidos a las últimas tribus urbanas que han tomada forma y fuerza y que tu padre, a buen seguro, no conocerá: TurrosHay quien les pone, incluso, lugar de nacimiento: Argentina, aunque en esencia no son nuevos sino que resultan de la mutación de tribus preexistentes como los 'cumbieros' a lo Kun Agüero.  La mayoría pertenecen a la clase media, aunque  desde el principio practicaban cierto culto por lo suburbial y las formas de vida marginales de las 'villa miseria' de las grandes urbes argentinas. Los «turros» usan gorras con visera marca Lacoste, aros de diamante -como los del rapero Daddy Yankee-, y zapatillas de marca. Por simplificar y e4n espera de que se generalicen en España variando algunos ingredientes como el musical, estamos hablando de una especie de 'canis' argentinos a los que le gusta la cumbia, las gorras Lacoste y colgar fotos en las que miembros del mismo sexo se besan entre ellos.La mayoría usa pantalones largos deportivos, como el de la selección argentina, o con las tres rayas de Adidas. A menudo, se rapan y se dejan cresta. Todo muy bizarro. Ya están instalados en España debido al fenómeno s de la inmigración y su versión más 'cool' es la de los 'wachiturros', con la misma apariencia pero un pelín más refinados y que, según algunos tiene un alto grado de militancia gay.

Atrás