Quantcast

Silvia Abascal: «Ser solidaria no es ir a un photocall y hacerte unas fotos»

Acabo de cruzarme con Darío Grandinetti que interpreta al Papa Francisco y lleva pendiente, no lo sabía y me ha chocado un poco tras ver la película. ¡Qué curioso todo!

Lo estaba comentando hace un rato con otro compañero tuyo. Me he pasado horas y horas con Darío caracterizado (vestido con sotana, de negro, con el crucifijo, la tripa) que cuando terminábamos de rodar y bajaba de la caravana con sus chanclas, su pantalón corto, su mochila… ¡Me quedaba…! ¡Me impactó porque nada tenía que ver con su día a día!

Te he visto pasar antes y me he dicho: «Esta mujer da paz», ¿no te lo han dicho nunca?

Sí, me lo suelen decir mucho.

¿Y por qué crees que pasa esto?

Pues no lo sé, es verdad que lo recibo, me dicen que doy paz, serenidad… No lo sé, pero me parece algo bello. Lo agradezco mucho, porque agradezco a aquella gente que me da paz. Siento mucho rechazo con la gente que me altera, me consume, me pone nerviosa. Así que es bonito despertar serenidad en los demás.

Cuando vi la película y puso «Fin» pensé: «Por favor, ¡quiero que el Papa Francisco sea mi amiguito! ¿No te ha pasado lo mismo?

(Ríe) Conocer más del Papa no ha cambiado mi opinión sobre él, solamente me he reafirmado en algunas cosas. Es cierto que conocía poco de Bergoglio, lo que conocíamos todo, ¿no? Pero a las pocas semanas de ser nombrado Papa a mí ya me llamaba la atención, veía que venía moviéndose de manera diferente. Me he reafirmado con el guión, documentándome y el relacionarte con gente que conocía al Papa y con la que trataba. He confirmado y entendido que además de predicar de palabra y es de acciones. Para entender a alguien es muy importante saber de dónde viene, cuando ahondas en su infancia, cuál era su lucha… Es directo, es sencillo, creo que la palabra que más le define es la coherencia. Un arzobispo puede tener muchos privilegios pero él va a en autobús, bebe mate del de allí, del de aquí… Son pequeños gestos que dicen mucho de su manera de entender su oficio.

¿A él le habrá gustado?

Fíjate que yo tampoco le veo con mucho interés. A lo mejor otra persona viva, una reina, un personaje mediático se preguntaría qué versión se dará. Pero a él no lo veo interesado, no por ser Papa, sino por su manera de ser, me transmite que está muy por encima de la peli que vayan a hacer suya. No sabemos si la habrá visto.

Uy, yo sí que la vería.

Sí, claro. Mi fantasía es que él la verá, me lo imagino viéndola mientras come y comentándola con alguien, pero luego… a otra cosa. Sabe que vendrá otra versión, más críticas… pero no le veo interesándose por saber si un actor le ha representado bien.

En Instagram a veces usas la expresión «Hasta Nunqui», ¿a quién se lo dirías sin dudarlo?

(Ríe) Lo conocí hace poco, me lo enseñó un actor. A todo aquel que es muy estrecho de horizontes, sin tolerancia en cuanto a comprensión no me interesa nada y esto está en muchos campos. No puedo con las personas violentas o las que no quieren escuchar, el que impone su forma por encima de las demás, ya sea su forma sexual, política, religiosa… tampoco me interesan nada. Soy muy amante de la diferencia, de tolerarla y de enriquecerme de ella. A todo el que viene a radicalizar le diría eso, hasta nunqui.

Videoclip con Alejandro Sánz, «A que no me dejas», unas imágenes subiditas de tono, ¿cómo se siente una cuando Sanz le pinta la espalda?

Hombre, es que además es Alejandro Sanz pintando un verso de Lorca. Ha sido un regalo en todos los aspectos, el video no puede estar hecho con mayor gusto. Le dije a Alejandro que no quería un videoclip de «postureo», no, me interesaba trabajar verdad y con Alejandro había mucha química, cuando la hay no hace falta forzar. Es una relación de amistad de más de 20 años.

Tienes grandes amigos, subes una foto a IG con José Coronado con el que compartes ya… ¿19 años de amistad?

Claro, cuando lo conozco tengo 17 años, es de mis mejores amigos dentro de la profesión. José sabe que siempre voy a estar ahí y él siempre está. Es muy buen amigo y me alegro de todo lo que está cosechando a nivel profesional. Le conozco, no desde que empezó, pero en un lugar diferente al de ahora. Ha ido sembrando, sembrando… y ahora está recogiendo la cosecha. Es noble, generoso y es un compañero maravilloso.

¿En qué papel no te ves?

(Se lo piensa) No me veo jamás interpretándome a mí misma, que es una cosa que a raíz de lo que me pasó (sufrió un ictus en 2011) es el único papel que no haría, ¿el resto? ¿Por qué no? Que fuera sobre mi vida como actriz, no me interesa nada, no lo haría jamás. Ser actor es eso, transformarte y sentir a través de maneras distintas a la tuya.

Eres una persona comprometida con causas solidarias, siempre has dicho que te gusta pisar el terreno, no ir a actos. ¿Recuerdas algún momento que te haya dejado el corazón helado?

Tengo muchos. Es una labor que hago porque me apetece, no creo que deba formar parte del currículum. Cada uno colabora en la medida que puede y los viajes a terreno no es ir a un photocall y hacerse una fotografía, son viajes duros.

¿Te dejan poso eh?

Sí, y lo que tú te traes es infinitamente mayor que lo que tú aportas allí. Si quieres defender una realidad la mejor manera es conociéndola allí, vienes mucho más fuerte. No es lo mismo ver un muro en las noticias que estar en Kalkilia en un colegio, abrir la ventana y ver que es una isla rodeada de muro en lugar de mar. Son viajes muy intensos.