Quantcast

Volkswagen trucó sus modelos más potentes del mercado

El grupo Volkswagen sigue inmerso en una crisis sin paliativos que ya ha afectado de forma importante a sus resultados empresariales. Después de 15 años de continuas ganancias, la automovilística alemana ha registrado pérdidas, unas pérdidas que podrían ir a más si el último informe de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) se confirmara.

En su último comunicado, la EPA asegura que Volkswagen «desarrolló e instaló un dispositivo manipulador» en vehículos diésel equipados con motores de 3.0 litros. Algunos modelos importantes de la empresa alemana como los Touareg, el Porsche Cayenne o los Audi A6, Q7 Quatro, A8, A8 L y Q5 habrían dado resultados hasta «nueve veces más altos» que los estándares permitidos».

Según las primeras cifras de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, serían alrededor de 10.000 vehículos los afectados por este software, vehículos que fueran comercializados a partir del año 2014 y que no se descarta que sean también vendidos en los concesionarios en 2016.

Desde la EPA confirman que este software no tiene nada que ver con la que alteraba las emisiones de contaminación de los motores diésel de 2.0 litros. Desde Volkswagen, por el momento, no hay referencia a este comunicado.