Quantcast

Sánchez reprocha a Mas su vía «antidemocrática» y acusa a Rajoy de pasividad

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha identificado hoy a Artur Mas como el «único culpable» del choque entre Cataluña y el conjunto del Estado, al defender una vía «antidemocrática», aunque ha acusado a Mariano Rajoy de pasividad ante el «desafío soberanista».

En el mitin de presentación de las candidaturas del PSC para las elecciones generales del 20 de diciembre, en un abarrotado pabellón de El Prat de Llobregat (Barcelona) y acompañado de Miquel Iceta y Carme Chacón, Sánchez ha acusado a Mas de «envolver su amenaza con grandes palabras: democracia, voluntad popular, libertad».

«Romper la ley es antidemocrático, fracturar en dos a Cataluña no responde a ninguna voluntad popular, no hay libertad en imponer tus deseos a la mayoría. Un Parlamento recién elegido le está pidiendo a un gobierno no constituido y a un presidente en funciones que incumplan la ley contra la voluntad mayoritaria de los catalanes, y eso es todo menos democrático», ha afirmado.

Después de que esta semana se haya reunido en la Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para coordinarse ante la propuesta de resolución parlamentaria de Junts pel Sí (JxS) y la CUP, que plantea el inicio del proceso hacia la independencia, Sánchez ha señalado que, «dentro de la Constitución y la legalidad democrática, los socialistas estamos dispuestos a hablar de muchas cosas, salvaguardando siempre la unidad de España».

Para Sánchez, «todo lo que está pasando tiene un único culpable, Artur Mas, pero Rajoy es responsable de no haber actuado ante el desafío secesionista».

Sánchez ha arremetido contra «los que huyen a Andorra con maletines llenos del dinero robado por el 3 %, los que huyen de su responsabilidad mirando para otro lado durante años, mientras se agrava la fractura, y los que huyen hacia el callejón sin salida de la ruptura y quieren arrastrar a Cataluña a la ilegalidad».

Especialmente contundente se ha mostrado ante Mas -a quien ha definido como «el hijo político de Pujol»- por querer «quebrar el patrimonio» que legaron figuras del catalanismo como Miquel Roca o Jordi Solé Tura, ambos 'padres' de la Constitución de 1978, y por ignorar que las elecciones del 27S no le concedieron la mayoría que deseaba: «El único porcentaje que a Mas le importa es el 3 %».

Pero también ha querido marcar perfil frente a un PP que quiere «petrificar» la Constitución: «Con distintos matices, son muchos los que defienden, como nosotros, la unidad de España. Hay otros que defienden, como nosotros, la aplicación de la ley. Pero sólo los socialistas tenemos una propuesta política que garantiza una solución para Cataluña y para toda España».

«Sólo nosotros tenemos soluciones para evitar la fractura emocional que el secesionismo aspira a hacer», ha asegurado el candidato del PSOE a la Moncloa, que está «dispuesto a un diálogo sincero y valiente» para «construir un entendimiento».

Ha reconocido que el proceso de reforma constitucional «será un camino difícil, largo y seguramente duro, pero merecerá la pena recorrerlo juntos», y ha vuelto a insistir en que se siente «catalanista» y reivindica la «unión civil de todos los catalanes».

Previamente, la cabeza de lista del PSC en las elecciones generales, Carme Chacón, ha instado a Mas a dejar el cargo, ante las investigaciones sobre las presuntas «mordidas» de CDC, y ha llamado al electorado a «echar» al PP el 20D.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha ironizado sobre el vértigo que supuestamente sienten sectores de CDC ante el acuerdo con la CUP para acelerar el proceso soberanista: «A algunos consellers se les han puesto por corbata»