Quantcast

Hillary Clinton domina el debate entre los aspirantes demócratas en Estados Unidos

Hillary Clinton hizo gala de su experiencia y destacó por su serenidad y aplomo durante las más de dos horas que duró el debate entre los aspirantes del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2016. A Bernie Sanders y Martin O'Malley les sirvió para ganar crédito con intervenciones destacadas.

Tras la entonación del himno estadounidense a cargo de Sheryl Crow, la exsecretaria de Estado arrancó el debate prometiendo luchar por reducir la desigualdad en su país, así como para subir el salario mínimo y que sea equitativo entre hombres y mujeres.

También expresó su deseo de otorgar a las familias bajas por paternidad, cuya concesión aún depende de las propias empresas y pidió un nuevo acuerdo con las comunidades de color de EEUU para acabar con las tensiones raciales y el sistema carcelario, donde ingresan en mayor proporción negros y latinos.

El discurso encendido de Sanders, paladín del «socialismo demócrata«, apostó por una «revolución política» y no dudó en asegurar que el Congreso estadounidense no es el que regula a las corporaciones de Wall Street, «sino que es Wall Street quien controla el Congreso«.

El senador subrayó que las grandes corporaciones controlan la política del país pese a las medidas del Gobierno del presidente Barack Obama para regular el sistema financiero tras la crisis de 2008.

«Fue un error pedir a la clase media que pagara la deuda de Wall Street«, añadió el senador, fuerte valedor de fortalecer las leyes para aumentar el control en el sistema bancario estadounidense.

«En una economía como la nuestra está mal que el 57 por ciento de los nuevos ingresos vayan a parar al 1 por ciento de la población«, agregó, en alusión a los bolsillos más pudientes, a los que criticó también por sufragar las campañas electorales de los aspirantes a la Casa Blanca.

Asimismo, Sanders defendió al exempleado de la CIA y de la Agencia de la Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden por «educar» a los jóvenes estadounidenses en sus derechos.

En materia de inmigración, fue el exgobernador de Maryland Martin O'Malley quien hizo las propuestas más progresistas.

«Necesitamos entender que nuestro país está hecho de la llegada de nuevos americanos, somos una nación de inmigrantes«, apuntó O'Malley, quien avanzó que ampliaría el alcance de las acciones ejecutivas de Obama, que benefician actualmente a 5 de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

Por otro lado, Clinton, Sanders y O'Malley cargaron duramente contra el poderoso grupo de presión armamentístico Asociación Nacional del Rifle (NRA).

«Es hora de que todo el país se posicione en contra de la NRA«, destacó Clinton. Los tres aspirantes coincidieron en resaltar la importancia de implantar un exhaustivo sistema de revisión de antecedentes para controlar en manos de quién acaban rifles y pistolas.