Quantcast

Artur Mas en la cuerda floja: ¿Permitirá la CUP un gobierno de Junts pel Sí?

Una retirada parcial de Artur Mas a un discreto segundo plano político podría facilitar el gobierno independentista en Cataluña. El debate interno de la CUP, que hoy expondrá públicamente su posicionamiento sobre el nuevo escenario político en Cataluña, mantiene en vilo a Junts pel Sí, que necesita el apoyo de al menos dos diputados de la izquierda anticapitalista para investir de nuevo a Artur Mas como presidente de la Generalitat.

La CUP ha convocado para mañana una conferencia política en el auditorio de la Universidad Pompeu Fabra a las 19 horas, en la que siete de sus diez diputados electos expondrán los criterios que les guiarán en la negociación con Junts pel Sí. Más allá del escollo principal de la negociación, que es la negativa de la CUP a investir a Mas, los independentistas de la izquierda antisistema se posicionarán también sobre el nuevo Govern, el programa de medidas sociales a impulsar y la hoja de ruta hacia la independencia.

Conscientes de la expectación creada, incrementada tras varios días de «silencio mediático» que se han impuesto ellos mismos, los 'cuperos' han elegido un formato muy peculiar para su evento: será una 'conferencia coral' en la que no habrá un único conferenciante sino siete.

Después de proponer la semana pasada -antes de interrumpir su presencia mediática- una «presidencia coral» o una «presidencia rotatoria», la CUP dará a conocer el marco de negociación en el que se puede mover y, posiblemente, las «líneas rojas» que no desea cruzar durante las conversaciones con la formación ganadora en las elecciones del 27S, Junts pel Sí.

Los siete diputados electos de la CUP que tienen previsto hablar mañana son: Antonio Baños, Anna Gabriel, Albert Botran, Benet Salellas, Eulàlia Regunat, Gabriela Serra y Josep Manel Busqueta, y entre ellos ya se han repartido los temas a tratar.

En la víspera de conocer el posicionamiento público de la CUP, el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, ha descartado un escenario de desacuerdo ya que «iría contra el sentido común» y significaría «renunciar a la mayoría absoluta y darle musculatura el españolismo más tronado«. Para Sánchez, «sería una lástima» y «un problema» si un veto a la investidura de Mas condujera a «unas nuevas elecciones», pero ha insistido en que es una hipótesis que por ahora no contempla.

Por su parte, el líder del grupo del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, ha admitido que siente «mucho miedo» por la propuesta de hoja de ruta y de gobierno que lanzará mañana la CUP y ha apelado a CDC a «no sucumbir» a las políticas de un partido «antisistema». Albiol, en contra de aquello que dice temer ha presentado su propuesta de «acuerdo para la estabilidad y el progreso«, que incluye un decálogo de líneas de actuación para «priorizar el bienestar y la prosperidad por encima de la independencia» y que dirigirá a todos los grupos del Parlament.

Justamente hoy, Catalunya Sí que es Pot ha aclarado cuál será la estructura de su grupo parlamentario: Lluís Rabell será quien lo presida, Joan Coscubiela ejercerá de portavoz, mientras que Albano Dante (Podemos) será el portavoz adjunto.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que la «mayoría» de los catalanes no votaron a candidaturas independentistas en las elecciones catalanas del 27S, pero ha admitido que no se puede «ignorar al 47,8 %» que sí lo hicieron.