Quantcast

GH16: Ivy y Carlos disfrutan de la primera hora sin cámaras de la edición

Pese a que parecía que nunca iba a llegar, la hora sin cámaras de Gran Hermano 16 ya se ha producido en Guadalíx. Después de tres semanas de tensión sexual no resuelta, Ivy y Carlos, la pareja que se casó en la primera gala al entrar en la casa, ha podido disfrutar de ese privilegio en la particular luna de miel que les ha preparado la organización del programa.

Una cena romántica ha abierto una velada en la que les han puesto una preciosa cama del amor decorada con pétalos de rosa y varias botellas de champán. «Súper, ¡qué bonito! ¡Me encanta», explicaba la mexicana, visiblemente contenta por la sorpresa.

La dirección de GH16 no tardó ni unas horas en organizar a la pareja una habitación del amor en la que disfrutar del sexo que habían asegurado- una vez descubiertos por el resto de concursantes- que no tendrían bajo ningún concepto en la casa por lo que pudieran pensar sus familiares desde fuera de la casa.

Una vez las cámaras se han apagado, Ivy y Carlos se han desatado, tal y como informa la web de Telecinco, aunque el sonido ambiente sí que se ha mantenido activo y seguro que desde el programa emiten algún gemido que se podrá escuchar en la gala del próximo jueves.