Quantcast

España mantendrá su crecimiento a pesar del déficit, según el FMI

El FMI confirma en su informe 'Perspectivas económicas mundiales' sus pronósticos para la economía española, que será la que registre un mayor ritmo de crecimiento este año entre las principales economías mundiales. Pero la fortaleza de la recuperación de la actividad en España se refleja solo ligeramente en la las previsiones de desempleo manejadas por el FMI, que espera que la tasa de paro cierre 2015 en el 21,8 % y descienda un año después al 19,9 %, mejorando así lo previsto el pasado mes de agosto, cuando auguraba que la tasa de paro española en 2015 sería del 22 % y del 21,1 % en 2016.

En lo que va de año, la institución dirigida por Christine Lagarde ha llevado a cabo una profunda revisión al alza de sus expectativas de crecimiento para España, a la que el pasado mes de enero adjudicaba un crecimiento del PIB del 2 % en 2015 y del 1,8 % en 2016.

De este modo, España logra, junto a Francia, Italia y Reino Unido, desmarcarse del empeoramiento generalizado de las proyecciones del FMI, que ha recortado en dos décimas sus previsiones de crecimiento para la economía global en 2015 y 2016, hasta el 3,1 % y el 3,6 %, respectivamente.

«Los nuevos pronósticos corrigen a la baja las tasas de crecimiento a corto plazo de manera marginal, pero para casi todos los países», apunta el Fondo, que, además advierte de que «los riesgos a la baja para la economía mundial ahora parecen más pronunciados que hace tan solo unos meses».

Pro comparar y contextualizar, ese impulso de la recuperación española no sirve para recuperar el nivel de actividad previo a la crisis, algo que ya han hecho la mayoría de los países de la zona euro. Y las previsiones revelan que la tasa de paro española sigue siendo la más alta, solo detrás de la de Grecia (27%).

¿Qué está pasando? El gran lunar de la economía española según el FMI es la desaceleración de los ajustes sobre las cuentas públicas. Y es que el Fondo pronostica que las administraciones españolas incumplirán los objetivos de déficit público, comprometido con Bruselas. Calcula que España cerrará con un agujero presupuestario del 4,4% y del 3,2% en 2015 y 2016 respectivamente, o sea, dos y cuatro décimas más de lo previsto inicialmente. Y esa dinámica durará, al menos, hasta 2017 cuando se rebajará el déficit español por debajo del 3%. Un nivel óptimo, según Europa.

Eso sí, a pesar de que anticipa que habrá desviaciones en el déficit, el Fondo augura que la deuda no rebasará la barrera del 100% del PIB.