Quantcast

Bertín Osborne, salpicado por la Púnica

El nombre de Bertín Osborne ha sido el último en salir salpicado por la Púnica. Bertín Osborne trabaja con Waiter Music, una empresa dedicada a la representación de artistas y a eventos y festejos que ya ha aparecido en el sumario del caso Púnica; concretamente en la pieza 7, que lleva por nombre «hechos referentes a Waiter Music».

Según una información publicada por El Confidencial, el Ayuntamiento de Navalcarnero (PP) contrató a un concierto de Bertín Osborne para las fiestas de 2013 sin que esta operación fuera supervisada por la tesorera y el interventor municipal. Además, la operación se habría cerrado con el consistorio ya se encontraba en quiebra técnica y por un precio superior al caché real del artista: 32.670 euros, IVA incluido; mientras que el Ayuntamiento de Alcorcón, también en 2013, dio el pregón y actuó por 21.000 euros.

Waiter Music, que presumía en su web de sus contactos políticos, fue contratada en numerosas ocasiones en municipios madrileños regidos por el PP. En Navalcarnero contrataron tres conciertos con ellos ya en 2014. En el momento de firmar el concierto de Bertín Osborne el municipio debía 90 millones de euros.