Quantcast

Decidió no ir a la boda y los novios la pasaron la factura del cubierto

A Jessica Baker no le salió gratis su no asistencia a una boda a la que estaba invitada, y cuya presencia había confirmado. Esta norteamericana de Minnesota, recibió en su buzón una factura de casi 76 euros un par de semanas después de celebrarse el enlace de unos amigos.

Y ella no daba crédito a la carta que había recibido. Era la cuenta de dos cubiertos en la boda de unos amigos a la que no había podido asistir en el último momento. Aunque confirmó que iría, su madre, que iba a quedarse con sus hijos. le falló en el último momento y sin capacidad de reacción. Ella no tuvo más remedio que quedarse en casa perdiéndose el enlace nupcial ya que la invitación especificaba que no se podía ir con niños.

Ahora, a Jessica le entra la duda de si debería pagar o no la factura y, según recoge NYDailyNews, ha pedido consejo a través de la página de Facebook de una televisión local. ¿Qué harías tú?