Quantcast

El PP promoverá en el Congreso que España lidere en la ONU el papel de la mujer en resolución de conflictos

Demanda incluir la perspectiva de género en los acuerdos de alto el fuego y en las estrategias de lucha contra el integrismo violento

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El PP promoverá en el Pleno del Congreso de la próxima semana una proposición no de ley que emplaza al Ejecutivo a implementar iniciativas para asegurar la «participación activa» de las mujeres en todo el sistema de Naciones Unidas, en particular en sus operaciones de paz, así como su presencia activa «en todas las discusiones internacionales sobre paz, seguridad y desarrollo».

El portavoz de los 'populares' en la Cámara Baja, Rafael Hernando, ha explicado que en octubre se cumplirán 15 años de la aprobación de la resolución 1325 de Naciones Unidas. Fue la primera resolución del Consejo en la que se trató el efecto «desproporcionado y singular» del conflicto armado en las mujeres, señala la ONU.

En concreto, en esta resolución se subraya la importancia de que las mujeres participen intervengan en la prevención y solución de los conflictos, en la consolidación de la paz y en el mantenimiento de la paz. También insta a los estados miembros a que garanticen la participación de la mujer en estos procesos y además aumenten la representación de la mujer e incorporen una perspectiva de género en todas las esferas de la consolidación de la paz.

Precisamente, España presidirá el Consejo de Seguridad en esas fechas, y por ello quiere aprovechar esta coincidencia para liderar el impulso de medidas que den cumplimiento a ese mandato y garanticen la participación de las mujeres en la resolución de conflictos y las negociaciones de paz.

LA MUJER DEBE ESTAR EN PUESTOS DE RESPONSABILIDAD

Así, la iniciativa que defenderá el PP, previsiblemente el próximo martes en la Cámara, también demanda medidas para promover «el liderazgo de la mujer» a través de su «contratación» a todos los niveles y en todos los ámbitos, en particular en puestos de responsabilidad de la ONU, así como que se reserve el 15% del todo el presupuesto destinado a la gestión de crisis para programas que impulsen «el empoderamiento de la mujer y la igualdad» y que atiendan las necesidades de las mujeres en situaciones de conflicto.

En la misma línea, el PP plantea que, en los acuerdos de alto el fuego, se plasmen de manera específica las necesidades de protección e integración social de las mujeres, que participen en la aplicación de los mismos, y que se resarzan «los daños producidos por la violencia que se ejerce contra las mujeres en situaciones de conflicto».

En la exposición de motivos de su iniciativa, el partido que apoya al Gobierno detalla que, pese a los avances que se han producido en este terreno, sólo hubo una participación activa de mujeres en cuatro de las 14 negociaciones de paz que tuvieron lugar en 2011 en todo el mundo, pese a que hubo presencia femenina en 12 delegaciones de apoyo a la mediación. Además, dice que sólo en dos de los acuerdos de paz firmados aquellos años (Yemen y Somalia) se hizo alusión a las féminas, la paz y la seguridad.

Con este panorama, el PP quiere instar a su vez al Gobierno a tomar medidas para que la ONU apoye a las organizaciones de mujeres, de forma que puedan llevar a cabo actividades en defensa de sus derechos «sin ser objeto de ataques ni intimidaciones».

INVESTIGAR TODA DENUNCIA

Uno de los objetivos ha de ser asegurar el trabajo de estas mujeres con medidas de protección específicas, garantizado que toda denuncia por amenazas o ataques «es objeto de una investigación completa e imparcial» y que sus autores son llevados ante la Justicia.

También en el plano de la protección, abogan por asegurar la de la población femenina en situaciones previas al conflicto, durante el mismo y después, y por el establecimiento de un sistema de «alerta temprana», incluyendo en el Tratado de Comercio de Armas una mención expresa a los riesgos que corren las mujeres.

De la misma manera, reclaman que el análisis de género se tenga en cuenta al diseñar las estrategias de prevención y lucha contra el extremismo violento, prestando «más atención y recursos» para abordar las causas subyacentes a la violencia sexual y la desigualdad y «haciendo frente a la impunidad a través de la rendición de cuentas de los responsables de cualquier tipo de violencia» por razones de género.

Los 'populares' subrayan, asimismo, la necesidad de promover y defender de una manera especial el derecho de las niñas a acceder a la educación y de fomentar la contribución de las mujeres al logro de una cultura de la paz.