Quantcast

Europa cambia el sistema de reparto de refugiados por la negativa de Hungría y los países del Este

La idea era evitar otro fracaso para aliviar en lo posible el drama de la crisis migratoria. La cuestión estaba en sacar a Hungría del grupo de países desde los que se envían refugiados hacia otros territorios menos afectados. Todo por voluntad propia. ¿Qué es lo que no cambia? La cifra de 120.000 demandantes de asilo que los Estados miembros deben reubicar en los próximos dos años para compartir la presión de los países más expuestos. El bloque del Este solo aceptará el esquema si queda claro que es voluntario, según informa El País.

Ante el desafío, y con la presión del tiempo, los ministros del Interior se reúnen este martes en Bruselas para cerrar de una vez por todas un mecanismo que permita redistribuir por el territorio comunitario a 120.000 personas llegadas en los últimos meses a los países con mayor número de entradas. ¿Cómo articular un compromiso con aspecto violuntario pero que vincule a todos los estados? 

El problema es que, como receptora de buena parte de los demandantes de asilo que pisan suelo comunitario, Hungría figuraba como país que más refugiados enviaba al resto (54.000), pero rehúsa participar. El motivo es que, a cambio de aceptar ese alivio, Hungría debería comprometerse a registrar, bajo supervisión de expertos comunitarios, a todo migrante que entrase a su territorio. Ocurre que este país, hostil hacia los refugiados, asegura que no es su responsabilidad identificarlos pues provienen originariamente de Grecia. Las reglas de asilo obligan a registrar a los solicitantes en el primer país europeo que pisan. 

El nuevo reparto colocaría a Hungría como receptora de refugiados de otros territorios, lo que rebajaría mínimamente la cuota asignada a cada Estado. Así, a España le corresponderían 14.588 (frente a los 14.931 inicialmente previstos).

Y claro, si la idea inicial era penalizar a los países que, por circunstancias excepcionales, no puedan asumir a los refugiados, los diplomáticos han decidido suavizar la propuesta y que simplemente se pueda aplazar unos meses la acogida de un 30% de los refugiados que correspondan.