Quantcast

Cientos de refugiados, a la espera de poder cruzar por tierra desde Turquía a Grecia

EDIRNE (TURQUÍA), 16 (Reuters/EP)

Cientos de inmigrantes y refugiados, en su mayoría sirios, han pasado la noche a la intemperie cerca de la frontera terrestre entre Turquía y Grecia después de que la Policía turca frenara su intento por cruzar al país vecino y entrar en la Unión Europea.

Montones de basura y tiendas de campaña improvisadas han aparecido este miércoles a lo largo de la carretera cerca de la ciudad de Edirne, a unos 17 kilómetros por carretera del paso fronterizo. La Policía, algunos con uniformes antidisturbios, ha impedido que los inmigrantes continúen su viaje.

Las fuerzas de seguridad instalaron brevemente este martes barricadas para frenar el avance de cientos de personas que tragaban de llegar a Grecia y se han suspendido también los autobuses desde Estambul a Edirne.

Tras pasar la fría noche bajo las estrellas y con la prevista subida de temperaturas durante el día, algunas familias han regresado a Estambul, pero muchos otros insisten en que intentarán buscar el modo de cruzar la frontera a cualquier precio.

«Soy fuerte y joven, si puedo llegar a Europa quizá pueda tener una vida. Tenemos títulos, tenemos educación, no hay nada para nosotros aquí en Turquía», afirma Salé, un ingeniero electrónico de 25 años de Alepo, en el norte de Siria.

Turquía acoge a más de dos millones de refugiados sirios e iraquíes –la mayor población de refugiados del mundo– pero la falta de empleo y la esperanza de una vida mejor en Europa ha hecho que aumente el número de intentos de pasar ilegalmente a otros países vecinos.