Quantcast

La madre de 'Cachobo': «Mi hijo no es un asesino; que no lo digan»

La familia de Francisco Alcalá Estébanez, el joven que dio muerte a Rompesuelas en el torneo del Toro de la Vega, se encuentra abrumada. Aunque su madre, Sara Estébanez, asegura que «los que le invitaron al torneo ya le habían advertido» vivir la presión social en primera persona es más duro. «Una cosa es que te lo digan y otra pasar por ello«, cuenta.

Desde que ayer se dio a conocer el nombre de su hijo las amenazas no han dejado de sucederse en las redes sociales. Le llaman «asesino». Le dicen «que van a ir a por su familia«. Se cuelgan fotos sádicas con su rostro. «¿Y ellos son los buenos? ¡Por favor!«.

Se lo esperaban. Y aunque Sara asegura que «no hace daño quien puede, sino quien quiere» tampoco ve adecuado dejarlo pasar. «Tengo cientos de tuits registrados. 300, 400… me da igual. Voy a denunciarlos todos«. Dice que la familia ya se está asesorando y que todos los letrados coinciden en que los últimos cambios legislativos permitirán perseguir este tipo de comentarios.

«Me han asegurado que sí. Es un delito informático y la ley está de mi parte«. Tampoco le preocupa que optar por la vía legal alimente aún más la espiral. «Es mi hijo. No puedo dejar que lo insulten«.

Sara recuerda que se trata de un festejo legal y en este sentido cree que quienes se oponen no deberían cargar contra las personas, sino que «deberían protestar en el Parlamento«.

Y, ¿cómo está él? Aseguran que tranquilo. No solo porque 'Cachobo', amante de todo lo taurino, ya se esperaba esta reacción, sino porque su familia y sus amigos están con él. «No ha salido una mala palabra de nadie que conozca. Le quieren hacer un homenaje y todo«, revela.

Preguntada sobre si entiende las razones de quienes critican la fiesta y la consideran cruel, Sara asegura que entiende y respeta sus argumentos. Aunque en su opinión. «Hay priorizar». «¿Que para ellos es un asesino? Que lo piensen; pero que no me lo digan«, advierte. «Para mí son asesinos los de la ETA; los que tratan mal a los refugiados ahora… anda que no hay causas. Primero las personas y luego los animales«.