Quantcast

Primeros refugiados detenidos en Hungría con la nueva ley migratoria

Las fuerzas de seguridad húngaras han detenido a 16 refugiados al entrar en vigor la pasada medianoche la nueva legislación que impone penas de cárcel a quien cruce la frontera ilegalmente. Coincidiendo con al entrada en vigor de la nueva legislación, el ejecutivo húngaro selló ayer su frontera a los refugiados y sólo tramitará peticiones de asilo a ciudadanos de zonas de conflicto con documentación en los puntos de entrada oficiales, mientras que desde hoy se aplica una draconiana legislación que establece penas de tres años de cárcel por entrar de forma ilegal.

Hasta que Hungría cerró ayer de forma inesperada a las 14.30 GMT un espacio abierto en su frontera en Röszke, por el que han entrado decenas de miles de personas en las últimas semanas, la policía registró la llegada al país de más de 9.380 personas, el mayor número en un sólo día.

Las fuerzas de seguridad solicitaron hoy a los periodistas y ciudadanos en un comunicado que «no obstaculicen» su trabajo en la frontera y advirtió de que actuará con contundencia para aplicar las leyes que entraron en vigor. Según la televisión pública húngara M1, los 16 detenidos fueron capturados cuando trataban de cortar la valla erigida en la frontera para entrar en el país, una acción para la que se establecen cinco años de cárcel por el agravante de dañar la alambrada.

Juristas consultados por M1 han asegurado que las primeras sentencias, por procedimiento abreviado, serán sólo condicionales y conllevarán la expulsión del detenido del país. En caso de que se le detenga de nuevo intentando entrar en el país de forma ilegal, sí se ejecutaría de forma inmediata la pena de prisión. 

Un total de 130 jueces aplicarán la nueva normativa por medio de juicios rápidos en la ciudad meridional de Szeged. «Empieza una nueva era, con esta ley y con el cierre físico de la frontera», declaró el portavoz del Gobierno húngaro, Zoltán Kovács, esta madrugada desde el clausurado paso fronterizo de Röszke.