Quantcast

El Toro de la Vega, más acorralado que nunca

-

1
Como cada septiembre la localidad de Tordesillas, en Valladolid, se convierte en el centro de una lu

Como cada septiembre la localidad de Tordesillas, en Valladolid, se convierte en el centro de una lucha encarnizada entre los animalistas que ven esta fiesta el símbolo de la barbarie y el sadismo contra los animales y quienes aseguran que es una tradición, un legado cultural a defender.Este festejo, que se celebra desde 1564 y que estuvo ya prohibido entre 1966 y 1970, lleva ya tiempo en el centro de la polémica. La visión de cientos de personas persiguiendo a un toro a campo abierto, a la carrera o a caballo, dándole caza y posterior muerte con sus lanzas parece no casar con la sensibilidad contemporánea. Este año las presiones en contra de esta fiesta, muy popular en Valladolid, se han acrecentado más que nunca. La llegada de activistas pro derechos de los animales para defender a Rompe Suelas, el toro que será este año alanceado, promete generar tensiones.Un enfrentamiento casi seguro:Cada año acuden unas 30.000 personas al Toro de la Vega, que participan de la actividad. Y cada año también acuden activistas a dificultar la persecución y muerte del toro. Este 2015 se han organizado trayectos desde toda España bajo el lema 'Excursión Okupa Tordesillas'. No se sabe cuántas personas pueden llegar a acudir al llamamiento, pero los ánimos están caldeados y el asunto ocupa los trending topic de Twitter a menudo en los últimos días.

Atrás