Quantcast

Corbyn nombra a John McDonnelll como ministro de Finanzas en la sombra

LONDRES, 14 (Reuters/EP)

El nuevo líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, ha nombrado a John McDonnell como ministro de Finanzas en la sombra, tras haber sido elegido al frente del principal partido de la oposición británica este fin de semana.

Corbyn logró el apoyo del 59,5 por ciento de los votantes en las elecciones laboristas celebradas el sábado aunque algunos parlamentarios creen que su formación no tendrá opciones de ganar las elecciones de 2020 si da un viraje a la izquierda.

Cuando comenzó el proceso de designación del líder laborista nadie apostaba por Corbyn, un británico vegetariano de 66 años de edad, pero poco a poco fue sintonizando con las bases laboristas y tejiendo un discurso contra la Tercera Vía que representa Tony Blair hasta lograr una aplastante victoria y el apoyo del 59,5 por ciento de los votos.

Las señas de su candidatura son nuevos impuestos para los ricos, el desarme nuclear y ambigüedad sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, todo ello consecuencia de una vuelta a las raíces socialistas de un partido con 115 años de historia.

«Desafiamos la narrativa de que solo importa lo individual y de que lo colectivo es irrelevante», proclamó en el acto de cierre de la campaña de las elecciones laboristas en una antigua iglesia del norte de Londres, atestada para la ocasión. «Por el contrario, decimos que el bien común es nuestra aspiración», argumentó.

En su haber, una radical oposición a la guerra, su admiración por el difunto presidente venezolano, Hugo Chávez, sus citas del 'Manifiesto Comunista' de Marx y Friederich Engels y su aspecto que difiere poco del de un profesor universitario, siempre con bolígrafos asomando en su camisa.

Corbyn se desplaza por Londres en bicicleta y autobús y da una imagen de normalidad. «Parece auténtico. Quiere plantarse ante as grandes empresas y cuidar a las personas normales», ha argumentado un carpintero londinense, Joe Reynolds, quien asegura que no estaba interesado en las elecciones internas laboristas hasta que le escuchó.

En su discurso apenas utiliza el «yo» y critica el estricto control del partido ejercido durante la época de Blair (1994-2007). «Las cosas pueden cambiar, y lo harán», aseguró tras conocerse su elección como líder laborista.

Corbyn aúna a los veteranos que vivieron la condena al ostracismo durante los mandatos de Margaret Thatcher y a una nueva generación de jóvenes desilusionados que no votaban a los laboristas por su alejamiento de las idead de izquierda.