Quantcast

Gran Hermano 16 se estrena con una boda, un chino y muchos secretos

Con 16 ediciones a sus espaldas Gran Hermano no tiene más remedio que reinventarse para seguir gozando del favor del público. Pero la vuelta de tuerca que los guionistas le dieron ayer al concurso demostró que tienen cuerda para rato: en esta ocasión todos entran en la casa guardando un secreto que no los demás no deben descubrir. Si se van de la lengua y resultan ganadores perderán 100.000 euros… Buena motivación, ¿no? Si les 'pillan' también tendrán 'castigos' y penalizaciones sobre todo a la hora de las nominaciones.

Eso sí, algunos de los personajes no lo tendrán nada fácil. Como Carlos e Ivy, que se casaron minutos antes de empezar el concurso y que ahora tendrán que fingir ante los demás que no se conocen de nada. ¿Podrán lograrlo los tortolitos?

También gustaron mucho Maite y Sofía, madre e hija que tendrán que fingir también que son completas desconocidas. La historia se complica al haber introducido además en la ecuación a Suso, que sí tiene que fingir ser hijo de Maite… y que además tiene que soportar estoicamente sus 'maternales' caricias.

Entre los concursantes ha destacado también en las redes la entrada de Han Wang, un estudiante chino que no habla nada de español. ¿No habla nada de español? La propia cadena estaba jugando al engaño con la audiencia, y la mentira no tardó en salir a la luz. ¿Será capaz de mantenerla él por más tiempo en la casa?

El concursante 'invisible', Aritz, un joven cuyo secreto es que no tiene secreto, o Marta, la periodista cuya entrada en la casa le fue comunicada en la rueda de prensa del concurso, completan un elenco que promete, también este año, grandes emociones.