Quantcast

Fuerzas egipcias matan por error a 12 personas de un grupo de turistas mexicanos

Un grupo de turistas mexicanos y sus guías egipcios, que viajaban en cuatro vehículos, fueron atacados cuando las fuerzas de seguridad los tomaron por terroristas.

Las fuerzas policiales y militares han estado dirigiendo operaciones de seguridad en la zona de El Wahat, en el Desierto Líbico. Según el comunicado de Interior, los vehículos en los que viajaban los turistas estaban en una zona de acceso prohibido a civiles debido a la situación de inseguridad. 

Los heridos han sido trasladados a centros hospitalarios para recibir tratamiento. Mientras, se ha establecido un grupo de trabajo para esclarecer las causas y las circunstancias del incidente, así como para buscar la razón por la que el grupo de turistas se encontraba en una zona de la región de acceso prohibido.

Así las cosas, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto ha condenado en su cuenta de Twitter el «trágico incidente» y ha exigido al Gobierno egipcio «una exhaustiva investigación de lo ocurrido». El mandatario ha ordenado que se incremente el personal diplomático en Egipto para socorrer a víctimas y familiares.

No obstante, fuentes de la empresa que organizó el viaje por el desierto han señalado a EL MUNDO que la mayoría de los turistas procedían de Chile. «Estaban realizando un viaje habitual que va desde El Cairo al oasis de Bahareya [a 350 kilómetros al suroeste de El Cairo]. Tenían que pasar la primera noche en un hotel de Bahareya pero se detuvieron en el kilómetro 100 antes del oasis», han relatado desde la compañía turística.

Durante la parada, los turistas bajaron de los cuatro todoterrenos en los que viajaban y se sentaron a cenar. «Mientras estaban comiendo, tres aviones de combate del ejército empezaron a disparar y lanzaron misiles sobre los vehículos. Quedaron completamente carbonizados», ha agregado un empleado de la empresa que ha pedido permanecer en el anonimato. «Algunos intentaron correr pero los militares les siguieron y abrieron fuego contra todos los que trataban de escapar».

La compañía niega que se tratara de una zona restringida a civiles y que estuviera en enclaves cercanos a actividad terrorista. «Es el área donde solemos realizar breves paradas antes de llegar a Bahareya. No está prohibida como se ha dicho», subrayan. Según la empresa, solo dos de los guías y conductores egipcios han sobrevivido al ataque. Uno de ellos se halla en situación crítica. «Ni siquiera llamaron a la ambulancia. Fue la gente el oasis quien acudió a ayudarles».

Horas antes, Provincia de Sinaí -la filial egipcia del autodenominado Estado Islámico- anunció a través de internet el ataque contra varias instalaciones militares en el extenso desierto occidental. La organización yihadista, denominada Ansar Beit al Maqdis hasta que el pasado noviembre jurara lealtad a Abu Bakr al Bagdadi, reivindicó en diciembre el asesinato de un estadounidense, empleado de una empresa petrolera, en el desierto occidental egipcio.