Quantcast

27S.- Espadaler (Unió) avisa de que una legislatura corta abocará a la «ingobernabilidad» de Cataluña

Ampara un «pacto fiscal propio» y se compromete a bajar hasta el 15% el paro en un mandato entero

VIC (BARCELONA), 13 (EUROPA PRESS)

El candidato de Unió a la presidencia de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha advertido este domingo de que una legislatura corta abocará a la «ingobernabilidad» de Cataluña, a la inestabilidad y no permitirá aprovechar tampoco la incipiente recuperación económica.

«Debe haber una legislatura estable para que se puedan hacer políticas económicas que reviertan en la creación de empleo. Si nos abocamos a una legislatura de 18 meses, aunque parece que haya una subasta para ver quien lo hace en menos tiempo, caeremos en la ingobernabilidad», ha advertido en un acto en el Teatre Romà de Vic ante un centenar de personas para presentar el programa electoral.

Tras recordar que la convocatoria o no de elecciones depende de la voluntad política del presidente de la Generalitat y no de ningún indicador económico, se ha comprometido a rebajar del 19,1% al 15% el paro en Cataluña si hay una legislatura estable de cuatro años después del 27S.

Por ello, ha argumentado que los objetivos del programa democristiano se centren en la superación de la crisis, la cohesión social y el progreso nacional, y que la creación de empleo debe ser y es la prioridad de Unió.

En el capítulo económico, ha amparado un «pacto fiscal propio» que se incluya en la disposición adicional que piden que se añada a la Constitución, poder decidir sobre los impuestos así como otras iniciativas como incluir un régimen sancionador en la Ley de Morosidad y crear la figura del defensor del autónomo, entre otras.

En el acto, Espadaler ha estado acompañado por el eurodiputado Francesc Gambús -redactor del programa–, y de los dirigentes democristianos Roger Montañola, que ha expuesto el eje nacional; Marta Plana, el económico, y Núria Rodríguez, el de la familia.

HERENCIA DE CiU

Para Montañola, la idea de Estado-nación no es cierta y, sin negar que Cataluña es una nación sin matices ni complejos, ha rechazado que se divida la sociedad catalana en independentistas y unionistas: «Nuestra apuesta es una clara herencia de CiU. Recogemos el testigo de la forma de hacer política que tenía la federación, entendiendo que el 'status quo' no nos gusta pero que necesitamos pasar página e ir adelante con diálogo».

La candidata Marta Plana ha defendido que Unió cree en una Cataluña donde haya progreso económico y social, ha apostado por una política fiscal «equilibrada, justa, equitativa y redistributiva» en un Estado del Bienestar donde rija el principio de solidaridad, donde las pymes tengan también un lugar de referencia y se luche contra el fraude y la evasión fiscal

En el terreno social, Núria Rodríguez ha reivindicado que Unió «siempre fue el partido humanista en CiU», y en este plano se han centrado en políticas que mejoren la natalidad con más prestaciones y aumentado los permisos de maternidad y paternidad; en el ámbito de la conciliación laboral, con iniciativas que racionalicen los horarios y el concierto educativo de 0 a 3 años; en el fiscal, impulsando el impuesto negativo de la renta, y en el de bienestar social fomentado la inserción laboral de personas con capacidad reducida y reduciendo el abandono escolar.