Quantcast

La emotiva carta de despedida de Pedro Aguado a su madre

Que Pedro Aguado parece un tipo duro y con un pasado que ha podido arrasar con todo lo que se ponía por delante de él no es ningún secreto. El exjugador de waterpolo ha confesado en varias ocasiones sus problemas con las drogas, algo que arruinó su carrera deportiva y probablemente muchas más cosas.

Tras la dura muerte de su madre, Pedro Aguado intenta recuperar su día a día, asegurando que poco a poco irá «meditando alguna de las ofertas que tiene encima de la mesa». Mientras se decide por una u otra opción, el que fuera presentador de 'Hermano Mayor' ha sentido la necesidad de publicar una carta en las redes sociales en la que se ha liberado, en parte, de su relación con su madre:

A mi madre:

Ya sé que me has perdonado, incluso sé que no hacía falta que te pidiera perdón (así me lo hiciste saber en estos meses de convalecencia), decías que una madre a un hijo se lo perdona todo. Me he comportado de manera prepotente, he sido soberbio, me he mostrado distante, me he creído Juez y verdugo, llegué a pensar que tu vida era una mierda, que no tenía sentido, que eras una amargada, ahora, justo ahora que ya no que da tiempo, lloro y me lamento pensando en lo cruel que he sido contigo y me doy cuenta mientras comparto tus últimos momentos, mientras escucho tus últimos sorbos de aire, de lo equivocado y estúpido de mi comportamiento. Me he dado cuenta de que todas tus decisiones, de que toda tu vida, ha estado únicamente enfocada a que no me pasara nada malo y que sí así era, poder estar a mi lado y ayudarme.

Ahora, justo ahora que ya no estás, entiendo que cuando te separaste de mi padre, allá por el año 1980, tu decisión hizo que sufrieras el rechazo de tus padres ya que era una época en la que eso del divorcio aún no se estilaba como ahora, en aquella época no estaba bien visto,tanto fue así que tu madre te despreció y te decía que por qué no habías aguantado al lado de tu marido que eso es lo que hacían las mujeres de bien, eso sí, según sus creencias religiosas y conservadoras.

Mamá, fuiste una rebelde, ya lo eras antes de casarte, vamos, así se lo ha contado tu hermana Paca a mi hermana mayor. Te odié durante años por haberte ido de casa, me sentí abandonado, te juzgué muy duramente por haberte separado de mi padre, le coloqué en el lugar de víctima,sólo hasta hace pocos años en los que pudimos hablar de ello pude entenderte y empatizar contigo al respecto de esa decisión. Por fin dejé de mirarte con ojos de odio! Ahora que noto tu ausencia me digo qué: quién era yo para juzgar nada,a nadie y menos a ti, además, que yo también me he separado y no una, sino dos veces, quién me he creído que era, para llegar a odiarte tanto!!

Mamá, te rebelaste, te saltaste las normas en busca de tu felicidad y de rebote la que querías para mi y mis hermanas, qué ciego estuve, lo siento mamá. Siento las consecuencias que eso te acarreo y la posterior utilización de ese hecho para yo culparte y casi destrozarme la vida con el alcohol y las drogas. Te quiero mamá y me arrepiento de no habértelo dicho más a menudo, lo cierto es que no te lo dije casi nunca, es ahora en estos momentos que he pasado a tu lado cuando me doy cuenta de que lo tenía que haber hecho mejor.

Mamá no fuiste una mujer cariñosa, en el sentido que yo le doy a ser o comportarse de manera cariñosa: abrazos, besos, palabras de apoyo, reconocimiento, etc. Lo que sí has sido es una mujer muy valiente y muy fuerte, cualidades que te agradezco de corazón que me hayas transmitido.Tenías tendencia al pesimismo y a la negatividad, sobretodo en los últimos años, pero eso no te ha impedido superar continuamente los momentos difíciles,que han sido muchos.

Llegaste a sacrificar el amor de tu vida porque él no aceptaba que mis hermanas se fueran a vivir contigo y con él, sólo me  aceptaba a mi. Ole tus narices mamá!! Desde entonces y por más de 30 años has estado sola y buscando la felicidad por ti misma y protegiéndonos, buscando la forma de estar cerca, hasta el punto de venir a vivir a Barcelona, con lo que odiabas el catalán, jaja, al final trece años al lado de mi hermana mayor y mía para echarnos siempre una mano, me paro a pensarlo y es para quitarme el sombrero, viniste porque yo ya estaba en las últimas, te compraste una casa en Barcelona, me ayudaste, me acogiste en tu casa, padeciste mi recuperación de la enfermedad de adicción y mi vuelta a abandonar tus faldas para empezar de cero.Te quedaste sola, otra vez, pero aún así pendiente, eso sí, sin llamar por no molestar. Qué grande eres, has sido y serás en mi recuerdo Mamá!!!

Me despido ya Mamá, me han dicho que te sentías muy orgullosa de mi, de lo que he conseguido, de mi recuperación, de mi renacer de las cenizas, nadie apostaba por mi, excepto tú, gracias Mamá, se me saltan las lágrimas al pensarlo, de verdad, Te quiero Mami, estoy orgulloso de ti, has sido una guerrera hasta el final, el cáncer ha ganado la guerra, pero tú le has ganado alguna que otra batalla. Has luchado contra todos, te di la espalda,pero tú nunca me lo tuviste en cuenta. Sé que no has muerto del todo ya que muchas de las cosas que llevo conmigo y en mi, son tuyas, de ti.

Estate tranquila, seguiré muy pendiente de mi enfermedad ya que gracias a ella y a tu amor he podido llegar donde estoy.

Te Quiero Mamá.

D.E.P