Quantcast

Artur Mas defiende declarar la independencia solo con la mayoría de escaños

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha defendido este viernes ante medios internacionales que el proceso soberanista seguirá si hay una mayoría absoluta de escaños en el Parlament a favor de la independencia tras el 27S, y ha asegurado que no es necesario lograr también una mayoría de votos -más del 50 por ciento-, aunque busca conseguirlos también.

«Aceptaremos el resultado de las urnas. Si tenemos mayoría en el Parlament continuaremos, si también tenemos mayoría de votos será absolutamente claro», ha expuesto en una rueda de prensa organizada por la candidatura Junt pel sí para corresponsales extranjeros que trabajan en España.

Ante las dudas expuestas por algunos de los corresponsales sobre si la independencia es legítima con menos del 50 por ciento de los sufragios, Mas ha respondido que Cataluña buscó contar votos en un referéndum pero el Gobierno central «lo bloqueó», de ahí que la opción ahora es contar escaños en unos comicios autonómicos.

«Cambiaríamos las elecciones por un referéndum hoy mismo. Preferimos un referéndum para contar los votos, que es lo que hicieron en Quebec o en Escocia», ha continuado Mas, pero ha concluido que este referéndum se ha demostrado imposible por la negativa del presidente, Mariano Rajoy.

El cabeza de lista de Junts pel sí, Raül Romeva, ha dicho que el objetivo de la candidatura es «contar con el apoyo más mayoritario posible tanto en escaños como en votos», y ha expuesto que los miembros de la candidatura sienten que están ante la campaña electoral más importante de sus vidas.

Romeva ha resumido lo que piensan de la campaña así: «Simplemente preguntaremos qué quiere la gente. Qué quieren y hacia dónde quieren ir. Haremos el referéndum que no nos han dejado hacer y que hemos intentado de todas las maneras».

Dos preguntas han quedado en el aire: si el proceso soberanista habrá acabado sin una mayoría de absoluta el 27S y si eso será el final de la carrera política de Artur Mas. El presidente catalán se ha limitado a decir que aceptará el veredicto de las urnas y que sin mayoría absoluta el proceso soberanista no podrá continuar con «la misma energía».

5.000 MULTINACIONALES

Mas, que va de cuatro en la candidatura, también se ha mostrado convencido que la UE no expulsará un eventual Estado catalán por «pragmatismo», y ha recordado que los 7,5 millones de catalanes son europeos y que entre ellos se encuentran muchos ciudadanos de otros países de la Unión.

Ha esgrimido las 5.000 multinacionales que hay en Cataluña para asegurar que la UE no se arriesgará a dejarlas a ellas también fuera de la Unión, y ha asegurado que si los independentistas ganan el 27S lo primero que harán es «tender la mano a Madrid, Bruselas, y a todas las capitales de Europa para negociar con una actitud positiva».

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha defendido que los marcos legales no deben ser utilizado para «prohibir la democracia», de ahí que haya concluido que una victoria de Junts pel sí el 27S les habilita para impulsar la independencia pese a que esto choque directamente contra el ordenamiento jurídico español.

«QUERELLAS CRIMINALES»

El presidente Mas ha reivindicado el Estatut que pactó con José Luis Zapatero en 2006 y que después recortó el Tribunal Constitucional o el pacto fiscal para Cataluña que le pidió a Mariano Rajoy como señales de que Cataluña ha hecho intentos para seguir en España, pero a su juicio se ha demostrado imposible.

Mas ha expuesto que, lejos de obtener algún tipo de oferta del Estado, éste ha puesto «querellas criminales» contra él y contra miembros de su gabinete y ahora ha lanzado una reforma del Tribunal Constitucional para suspenderle pese que es un presidente democráticamente elegido.