Quantcast

HRW denuncia las «pésimas condiciones» de los centros de detención de inmigrantes en Roszke (Hungría)

Critican que no se permita acceder a los centros a periodistas y defensores de los Derechos Humanos

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado las «pésimas condiciones» que padecen los inmigrantes y los solicitantes de asilo en los dos centros de detención de la localidad húngara de Roszke, en la frontera con Serbia.

Tras analizar imágenes grabadas en el interior de esas instalaciones y después de entrevistas a varias personas que están detenidas allí o lo han estado con anterioridad, HRW ha denunciado que las condiciones de esos dos centros no cumplen con los estándares exigidos por la legislación internacional.

«Los detenidos en Roszke permanecen en condiciones indecentes y sobresaturadas, hambrientos y con falta de atención médica», ha asegurado el director de Emergencias de HRW, Peter Bouckaert. «Las autoridades húngaras tienen la obligación de garantizar que los inmigrantes y los solicitantes de asilo permanecen en condiciones humanas y que se respetan sus derechos», ha subrayado.

HRW ha hecho hincapié en que las autoridades de Budapest tienen que actuar urgentemente para «mejorar las condiciones» de los centros y sus alrededores y garantizar que esas personas tienen acceso a agua, alojamiento y atención médica.

Tras explicar que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha tenido acceso a los centros de Roszke, la ONG ha denunciado que las autoridades húngaras no han dado permiso para acceder a esas instalaciones ni a periodistas ni a organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. Los dos centros de detención de Roszke están gestionados por policías y son conocidos como Hangar 1 y Hangar 2.

El Comité Húngaro de Helsinki (HHC) ha accedido a Roszke gracias a un acuerdo con ACNUR y la Policía húngara pero el pacto solo le permite entrar una vez al mes a esas instalaciones en la frontera y restringe la información que puede dar públicamente sobre sus visitas.

NO HAY ESPACIO NI «CAMAS SUFICIENTES»

HRW ha denunciado que la solicitud que presentó el 31 de agosto para acceder a uno de los centros de Roszke fue rechazada con el argumento de que supone «una interferencia con los procedimientos de la Policía». La ONG ha asegurado que los detenidos en los centros Hangar 1 y Hangar 2 permanecen en pequeños grupos de tiendas al aire libre, «a menudo en condiciones de saturación» con «espacio y camas insuficientes».

«No hay intérpretes de manera permanente en las instalaciones, lo que contribuye a graves problemas de comunicación y deriva en ansiedad y frustración entre los inmigrantes y los solicitantes de asilo que permanecen allí», ha explicado.

Por último, ha asegurado que muchos de los inmigrantes y refugiados entrevistas han estado «más de 36 horas» detenidos, lo que supone sobrepasar el máximo de horas bajo detención prevista para un proceso de identificación.

Varios de los consultados por HRW han contado casos de ataques al corazón, incluidos desvanecimientos por falta de insulina u otros episodios, y han asegurado que ha habido bebés con fiebre graves y vómitos que no recibían atención médica.

«Les rogué que me dieran leche para el bebé y me dijeron que me fuera», ha asegurado un hombre acompañado por su mujer y su niño. «Necesitábamos agua limpia para el bebé y para otros niños pero la Policía nos dijo que utilizáramos agua sucia», ha explicado.

A juicio de HRW, las condiciones en las instalaciones de Roszke denotan que las autoridades de Hungría, incluida la Policía de Fronteras, carecen de capacidad para detener, alojar y alimentar al creciente número de solicitantes de asilo e inmigrantes de manera adecuada».