Quantcast

El yerno de los joyeros Tous reconoce un homicidio imprudente para evitar prisión por un caso de 2006

Lluís Corominas no ingresará en prisión por una muerte que se produjo en el hogar familiar hace nueve años.  El yerno de la familia de joyeros Tous ratificó ante el juez el pacto al que llegaron sus abogados con la Fiscalía para evitar entrar en prisión.

Este jueves se ha celebrado la vista en la Audiencia de Barcelona en la que tanto Fiscalía como Corominas han ratificado el pacto alcanzado que evita que se repita el juicio por jurado nueve años después de los hechos y que le condena a dos años de prisión que se sustituirán por trabajos en beneficio de la comunidad. 

A la salida de la vista, Corominas, que ha acudido arropado de su esposa, Alba Tous, se ha limitado a declarar ante la prensa: «Estaba cansado y ya ha acabado todo por fin».

Corominas fue juzgado en 2011 por un tribunal popular, que lo absolvió del delito de homicidio de que le acusaba la Fiscalía por los hechos de 2006, al entender que actuó en legítima defensa, presa de un miedo insuperable que le hizo interpretar erróneamente un gesto de la víctima como si estuviera echando mano de un revólver. 

¿QUÉ OCURRIÓ? 

Eran poco más de las 19.00 horas del 9 de diciembre de 2006, cuando Corominas acudió en su coche a la finca de los joyeros desde su casa, situada a pocos metros, alertado por un vigilante que había visto por las cámaras de seguridad a dos intrusos merodeando por los jardines de la vivienda. El yerno de los Tous iba armado, según el Ministerio público, con una pistola semiautomática cargada.

Corominas vio un vehículo estacionado a unos cincuenta metros de la finca y, ante la sospecha de que sus ocupantes eran unos asaltantes, se dirigió con su coche hasta alcanzarles y les disparó dos tiros, mantiene la Fiscalía. Uno de los presuntos atracadores, Sinani G., fue alcanzado por uno de los disparos, lo que le provocó la muerte dos días después, mientras que el otro, Dulji K., esquivó la bala por apenas unos centímetros.