Quantcast

Santos a Maduro: «no nos vengan a echar la culpa a nosotros de los problemas de Venezuela»

Sostiene que la propia revolución bolivariana se está destruyendo a sí misma con sus resultados

BOGOTÁ, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se ha defendido este miércoles de las últimas críticas de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, y, tras dejar claro que Colombia no planea destruir la revolución bolivariana, ha pedido a Venezuela que no responsabilice al país vecino de sus propios problemas.

Santos ha expresado su respeto, aunque ha dicho no compartir, por la revolución que lideró en su día Hugo Chávez y ha recalcado que «nunca, bajo ningún escenario, bajo ninguna circunstancia la hemos atacado ni mucho menos hemos participado en un complot para destruirla».

«Yo no estoy destruyendo la revolución bolivariana, la revolución bolivariana se está autodestruyendo por sus resultados, no por cuenta de los colombianos ni por el presidente de Colombia», ha sostenido Santos, según informan los medios locales.

En este sentido, se ha referido al cierre de la frontera ordenado por Maduro y ha insistido en que no es el mejor modo para hacer frente a los problemas que aquejan actualmente a Venezuela, igual que Colombia tiene también «unos problemas muy serios en la frontera, de contrabando, de mafias organizadas, los venimos enfrentado».

«No nos vengan a echar la culpa a nosotros de los problemas de Venezuela. Con el pueblo venezolano no tenemos sino cariño, admiración y respeto», ha asegurado el mandatarios colombiano.

RECHAZA LAS «PAYASADAS»

Así las cosas, ha reiterado su disposición a un diálogo serio para resolver el asunto. «Me rijo por el radar de la diplomacia y en ese radar no cabe ni el irrespeto, ni las mentiras, ni los insultos, ni las payasadas», ha advertido a su homólogo venezolano.

«Es dentro de ese radar de diplomacia, de diálogo, de firmeza y prudencia que he estado dispuesto y sigo dispuesto a resolver los problemas con Venezuela», ha agregado.

Igualmente, ha recalcado que su Gobierno no descasará «hasta que dejen de violar los Derechos Humanos de nuestros compatriotas, hasta que se respete su derecho al debido proceso, a reunirse con sus familias, a no ser golpeados ni maltratados». «No descansaremos hasta que el mundo entienda la gravedad de lo que está pasando en nuestra frontera», ha remachado.