Quantcast

El Gobierno quiere asegurar que no hay yihadistas entre los refugiados a acoger

El Ministerio del Interior está alerta para «tomar las medidas adecuadas» ante el temor de que en el próximo contingente de refugiados que España deba acoger se pueda colar algún grupo de terroristas yihadistas. Así lo reconoció el ministro Jorge Fernández después de que las fuerzas de seguridad fueran advertidas del robo en Siria de 1.452 pasaportes originales en blanco. ASí, Interior quiere analizar con detalle el nuevo cupo de asilados a admitir.

El ministro del Interior, Jorge Fernández, reiteró en París, durante su participación en la Conferencia sobre la violencia contra las minorías en Oriente Medio, la nueva doctrina que el presidente del Gobierno ha impuesto a su Ejecutivo de que no se pondrán límites ni topes ni problemas económicos a la admisión del número de refugiados que al final decida la Comisión Europea. Fernández-Díaz repitió en París lo que ya había avanzado el día anterior: ofreció colaboraciónpero sin precipitarse ni descuidar la seguridad interna.

Según el diario El País, Jorge Fernández quiere que esos futuros traslados de nuevos asilados se realicen «con un procedimiento común» y bien definido por todos los países de la Unión Europea para ordenar la redistribución de esos refugiados, pero recordó que aún no se han preparado los centros de recepción (hotspots) que se habían acordado montar entre todos los países europeos antes del verano. El ministro aceptó que ahora la «realidad va por delante de la capacidad de respuesta», pero tampoco quiere precipitaciones.

Hay razones que parecen de peso: La Embajada de España en Turquía ha alertado del robo de 1.452 pasaportes sirios en blanco en unas oficinas de expedición de esos documentos en las provincias de Rakka y en la de Deir ez Zur. La policía sospecha que esos documentos pueden haber sido vendidos, a razón de 2.500 dólares cada uno.