Quantcast

Rosa, una valenciana de 70 años y con una minusvalía del 72% logra paralizar su desahucio un mes

La vivienda está pagada pero debe 55.000 euros de un crédito que pidió para acondicionarla a sus problemas de salud

VALENCIA, 8 (EUROPA PRESS)

Rosa Martínez Insa, una mujer de 70 años que sufre una minusvalía del 72% y con un hijo mayor a su cargo, también enfermo y parado de larga duración, ha logrado este martes paralizar, al menos durante un mes, el desahucio de su vivienda en la calle Reus de Valencia, donde reside desde hace más de cincuenta años, y que estaba previsto para esta misma mañana.

El piso está pagado íntegramente pero debe al banco alrededor de 55.000 euros de un crédito que pidió para acondicionarlo a sus problemas de salud. Un día su marido se fue de casa y dejó de pagar el préstamo y a Rosa no le llega con su pensión de 369 euros mensuales, el único ingreso familiar desde que su marido la abandonó.

Así han dado a conocer su historia la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Valencia a la que Rosa llegó hace más de un año y que este martes ha llevado a cabo una concentración a las puertas de su casa, a la que han acudido decenas de personas para intentar impedir el desahucio si se presentaba la comisión judicial.

Entre ellos, han estado representantes de Ayuntamiento y de la Conselleria de Vivienda Conselleria de Vivienda que, según han explicado desde la PAH en declaraciones a Europa Press, también están intentando buscar una «solución habitacional» para Rosa.

La comisión judicial no se ha presentado en la vivienda por lo que Rosa ha acudido a los juzgados acompañada de otros miembros de la PAH y allí le han entregado el documento que le confirma que dispone de, como mínimo un mes, para abandonar la casa o presentar los recursos que estime pertinentes, ha explicado una de las portavoces de la PAH.

Ahora, Rosa prevé presentar un recurso por «cláusulas abusivas» en el crédito que contrató. El plazo para este trámite había expirado, pero con el cambio de la ley, «el plazo mas grande y pensamos que el juez podrá admitirlo a trámite y paralizar un poco más», confían en la PAH.

Según han explicado, Rosa ya había pedido al juez una moratoria del desahucio de dos años pero éste la había denegado porque entre los requisitos que se piden, «sólo hay uno que no cumple y es que el crédito tiene que ser por compra de vivienda, y el de ella fue concedido para acondicionar el baño y cocina a su minusvalía».

El banco, de capital 100% francés, «se ha negado a buscar una solución al problema hipotecario y habitacional de Rosa, exigiendo únicamente la salida de su domicilio», han censurado desde la PAH. La organización, han explicado, llegó a ir a París para entregar una carta al banco y envío también misivas al Banco de España y al Congreso.

Ante esta situación, también el consistorio valenciano y la Conselleria han intentado encontrar una «alternativa» para Rosa, han destacado desde la PAH, Rosa preferiría no tener que salir de su casa. Lleva viviendo en ella desde los 18 años en esta casa y como ella dice: «para dos telediarios que me quedan quiero quedarme aquí», aseguran desde la organización.

Según han explicado desde la PAH, Rosa está «muy nerviosa» con todo lo ocurrido y no ha querido hablar ante los medios de comunicación por temor a derrumbarse, dado que «no quiere dar lástima».

La organización ha advertido de que «no va a consentir una nueva violación al derecho humano constitucional de la vivienda y más en una persona que forma parte de uno de los colectivos más vulnerables» de la sociedad y ha reclamado «que cambie ley hipotecaria y no se beneficie solo a los bancos, sino que rescate a las personas».