Quantcast

Isabel II de Inglaterra, más rica que nunca en víspera de su aniversario como reina

Según una estimación de Reuters basada en los intereses de la monarquía en su principal vehículo de inversión -las propiedades reales y su tesoro-, la familia real tiene activos nominales equivalentes a unos 30.000 millones de euros. Esa cifra no colocaría a la monarquía británica en la lista de las diez personas más ricas encabezada por Bill Gates, pero sí figuraría en la lista global de los veinte más ricos, con una riqueza comparable a las que Forbes ha estimado para Michael Bloomberg o el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg. 

Sin embargo, estimar la riqueza de la monarquía es complicado ya que algunos de los activos son privados mientras que otros, como el organismo Patrimonio de la Corona que maneja las propiedades y es la herramienta que ha impulsado la riqueza real, son propiedad del monarca durante el tiempo de su reinado en nombre del país.

El Palacio de Buckingham dice que el organismo, que invierte y maneja las propiedades de la monarquía y cuyo valor capital se duplicó hasta los 11.500 millones de libras (más de 15.700 millones de euros) desde el 2005, no pertenece a la Reina. Pero un portavoz del palacio ha indicado que el aumento de los fondos de la monarquía se debió a los retornos más altos del Crown Estate y que esto se usará para arreglar los palacios de la soberana.

Otra fuente clave de la riqueza real son los ducados de Lancaster y Cornualles, dos extensas propiedades privadas con un valor conjunto de 1.300 millones de libras. 

La Colección Real, los antiguos tesoros de la monarca, está valorada en 10.000 millones de libras (unos 13.690 millones de euros) por Brand Finance, una consultora que asegura que los activos tangibles de la soberana son unos 20.000 millones de libras.

Tanto la estimación de Reuters como la de Brand Finance excluyen el desconocido valor de las espléndidas residencias reales de Buckingham, Windsor y Balmoral. 

El ingreso público de la reina, la subvención soberana, que no está financiada directamente por el Patrimonio de la Corona, está basado en el cálculo del 15 por ciento de las ganancias anuales del organismo. La subvención soberana para el 2015 fue de 37,9 millones de libras (52 millones de euros), un 22 por ciento más que dos años atrás.