Quantcast

Amnistía denuncia el «asesinato sumario» por Reino Unido de dos ciudadanos británicos en Siria

LONDRES, 7 (Reuters/EP)

Amnistía Internacional ha calificado de «asesinato sumario» la muerte de dos ciudadanos británicos en un bombardeo selectivo de las Fuerzas Aéreas británicas sobre Siria, reconocido este lunes por el primer ministro británico, David Cameron, en comparecencia parlamentaria.

Reyaad Khan y Ruhul Amin, ambos ciudadanos británicos, murieron en un bombardeo de las Fuerza Aéreas británicas (RAF) en Siria a finales de agosto en lo que Cameron ha defendido en una comparecencia en el Parlamento como un acto de «defensa propia».

«Siguiendo a Estados Unidos por el camino sin ley de los asesinatos sumarios por control remoto desde el cielo, la RAF ha cruzado la línea», ha denunciado la directora para Reino Unido de Amnistía Internacional, Kate Allen, que ha calificado de «muy alarmante» la noticia.

Desde el grupo de estudios Real Instituto Unido de Servicios (RUSI, por sus siglas en inglés) también han destacado que supone un cambio importante. «La cuestión no es tanto si este hombre era británico, sino que fue atacado en una zona que no está clasificada como teatro de operaciones de guerra para las fuerzas británicas», ha señalado el director general del RUSI, Michael Clarke.

En 2013 Cameron sufrió una humillante derrota en el Parlamento cuando intentó que aprobara la intervención militar contra el presidente sirio, Bashar al Assad, razón por la cual Reino Unido solo colabora en territorio iraquí en la coalición contra el Estado Islámico.

El protagonista de aquella derrota fue el Partido Laborista, ahora más conciliador. «Es necesario examinar de forma independiente lo que ha hecho el Gobierno allí», ha señalado la líder laborista en funciones, Harriet Harman.

MILICIANOS DEL ESTADO ISLÁMICO

Khan viajó a Siria a finales de 2013 y apareció en un vídeo del Estado Islámico en el que convocaba a los occidentales a viajar a Siria e Irak a combatir. Murió al parecer a finales de agosto en un ataque en el que, según Cameron, fallecieron otros dos milicianos yihadistas, incluido otro británico.

El 'premier' británico ha argumentado que la operación es legal desde el punto de vista del Derecho Internacional, ya que «estábamos ejerciendo el derecho inalienable de Reino Unido a la legítima defensa». «Había pruebas claras de que este individuo en cuestión estaba planeando y dirigiendo ataques armados contra Reino Unido», ha apostillado.

En ese sentido, Cameron ha revelado que los servicios de seguridad han frustrado al menos seis atentados terroristas contra Reino Unido en los últimos doce meses y ha advertido de que el riesgo de violencia islamista es para Reino Unido «más grave hoy que nunca».