Quantcast

Puig cree que Rosell y Bonet intentan «inocular el miedo» y no responden a una visión empresarial

Echa de menos la inquietud sobre la independencia en otros temas como la factura eléctrica y el déficit de infraestructuras

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha considerado que las declaraciones de este lunes del presidente de la Ceoe, Joan Rosell, y el de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluís Bonet, intentan «inocular la semilla del miedo» y no responden a una visión empresarial.

«Todo el mundo tiene derecho a posicionarse, pero según qué mensajes que intentan inocular la semilla del miedo no responden a una visión empresarial, sino política, ideológica y emocional», ha manifestado Puig en una entrevista de Europa Press.

Ha argumentado que hay aspectos, como la elevada factura de la electricidad y el déficit de inversiones en infraestructuras por parte del Gobierno central, que sí que son factores de producción amenazados, «y no expectativas de futuro, que son hipótesis».

«Lo que sorprende es que una visión de inquietud y de recelo ante el debate del derecho a decidir no se haya manifestado con tanta contundencia alrededor del precio de la energía y de las limitaciones en la gestión de nuestras infraestructuras», ha afirmado Puig, que ha asegurado que el peor escenario desde una perspectiva empresarial es seguir igual que ahora.

El conseller ha considerado que algunas de las opiniones que se han manifestado en los últimos días responden a que prefieren continuar con el actual 'status quo', «cosa que la mayoría del mundo económico y los empresarios saben que es el peor escenario que podríamos escoger».

Puig ha asegurado que la vía del pacto fiscal, que defiende el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, supone «apelar al pasado y no a hacer una apuesta de futuro».

«Tan ingenuo es pensar que el día después del 27S Cataluña lo tendrá todo ganado y será fácil como amenazar con la salida de Europa y la evolución negativa de la economía catalana por el hecho de que impulsemos un proceso democrático de trascendencia y de calidad», ha añadido.

Puig ha afirmado que la división empresarial alrededor del proceso independentista no es entre grandes y pequeñas empresas, sino entre grandes patronales y patronales pequeñas y medianas, porque ha recordado que hay representantes de grandes empresas que se han manifestado claramente a favor, como es el caso del presidente de Grifols, Víctor Grifols.

EXPLICAR LOS RIESGOS A LOS EMPLEADOS

Sobre las declaraciones del presidente de Freixenet y de la Cámara de España, Josep Lluís Bonet, pidiendo a los empresarios explicar a sus trabajadores los riesgos de la independencia, Puig ha considerado que debería hacer lo mismo con otros temas que afectan la economía de Cataluña.

«Querría pensar que a lo largo de los años también han informado a sus trabajadores sobre la factura eléctrica y las limitaciones a las exportaciones que hace el Gobierno español. Si es así, los trabajadores de Freixenet deben ser de los más bien informados del país», ha manifestado Puig.

«Si solo les quiere informar sobre los riesgos del derecho a decidir, creo que forma parte de una estrategia comunicativa muy relacionada con la de la política española y del Gobierno español», ha añadido.