Quantcast

AMP.- Europa.- Alemania espera la llegada de otros 2.500 refugiados el lunes tras los 20.000 del fin de semana

MUNICH (ALEMANIA), 7 (Reuters/EP)

Unos 2.500 refugiados está previsto que lleguen a Alemania vía Austria hasta primera hora de la tarde de este lunes, tras los alrededor de 20.000 que lo hicieron durante el fin de semana, según ha explicado un responsable de la región de Baviera, en el sur del país.

El presidente de Alta Baviera, Christoph Hillenbrand, ha indicado que tres trenes con 2.100 inmigrantes y refugiados a bordo tienen previsto lletar hacia las 14:30 horas desde la ciudad austríaca de Salzburgo. Mientras que otros 400 llegarán en tren directamente desde Budapest esta mañana.

No está claro si los pasajeros de los trenes procedentes de Salzburgo desembarcarán en Munich, como ha ocurrido durante el fin de semana, o seguirán hacia otras regiones alemanas. «Eso se está estudiando en estos momentos», ha indicado Hillenbrand.

«Actualmente ha llegado a un volumen que es ya considerable», ha reconocido Hillenbrand en declaraciones a la prensa en la estación central de tren de Munich. «Seguiremos haciendo todo lo que podamos para crear nuevas plazas pero nos estamos viendo al borde de nuestros límites», ha añadido.

Según el responsable bávaro, se ha puesto a disposición de los refugiados autobuses con capacidad para 1.000 personas para ir hacia el norte a ciudades como Dortmund, Hamburgo, Braunschweig y Kiel, pero numerosos de ellos también están continuando su a pie desde las instalaciones de primera acogida. «No es posible pensar más ya en registrar a las personas», ha reconocido Hillenbrand.

Alemania ha dicho que espera que 800.000 personas soliciten asilo este año, casi cuatro veces más que el año pasado. La canciller alemana, Angela Merkel, ha sido elogiada por los grupos de defensa de los Derechos Humanos por su decisión de ignorar temporalmente las normas europeas que estipulan que los inmigrantes deben solicitar asilo en el primer de la UE al que llegan.

Pero durante el fin de semana ha habido signos de disensión en las filas de su partido, con algunos integrantes de la Unión Cristiano Social (CSU), la facción hermana bávara de la CDU, criticando su gestión de la crisis. «No hay ninguna sociedad que pueda hacer frente a algo como esto», dijo el líder de la CSU y ministro principal de Baviera, Horst Seehofer. «El Gobierno federal necesita un plan», añadió.