Quantcast

'Purito' roza el maillot rojo en el Alto de Sotres

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El ciclista español Joaquim Rodríguez, del Katusha, fue el gran protagonista de la decimoquinta etapa de la Vuelta Ciclista a España, disputada entre la localidad cántabra de Comillas y el Alto de Sotres, en Asturias, sobre 175,8 kilómetros, después de adjudicarse la victoria y rozar el maillot rojo del italiano Fabio Aru (Astana), que sufrió en el kilómetro final.

'Purito' demostró una vez más su instinto. El de Paret del Vallés es prácticamente el único que ha corrido el Tour de Francia que está rindiendo a buen nivel en la ronda española, aunque bien es cierto que en la 'Grande Boucle' no corrió con aspiraciones para la general. El catalán esperó el momento adecuado en una jornada un tanto descafeinada, pero asestó un golpe de cierto calado a Aru y a un Tom Dumoulin (Giant-Alpecin) que sigue siendo una amenaza por ser el mejor contrarrelojista.

El escalador italiano tuvo que ceder en los durísimos metros finales del puerto asturiano y el empuje del jefe de filas del Katusha, mientras que el holandés se aprovechó de la falta de ataques para mantenerse con los mejores hasta los tres kilómetros finales, cediendo en total un minuto que le aleja algo más del triunfo, aunque todavía debe superar la montañosa etapa de este lunes y luego intentar enjugar la desventaja en la crono de Burgos.

Por otro lado, el Movistar Team no encontró premio a su ambición durante todo el día donde fue el que trabajó hasta la llegada al puerto final, pero ni Nairo Quintana ni Alejandro Valverde encontraron esa fuerza del pasado Tour y tampoco pudieron con el arreón final de Rodríguez, aunque siguen siendo una amenaza, al menos, para el podio siempre y cuando recuperen sus mejores sensaciones.

En las rampas del Alto de Sotres fue muriendo la escapada del día, que contaba con algún ciclista aspirante a la victoria como el francés Pierre Rolland (Europcar), ganador de etapas en el Tour de Francia, o el veterano español Haimar Zubeldia (Trek), el último que aguantó hasta los kilómetros finales. El Movistar Team controló siempre a los fugados, sin dejarles el tiempo suficiente para que se jugasen el triunfo, pese a la resistencia del guipuzcoano.

El conjunto 'telefónico' pareció vaciarse para Quintana y Valverde, pero en el último puerto, dejó el mando al Astana del maillot rojo, todavía con muchos componentes. Sin embargo, casi más para probar fuerzas, el colombiano lanzó un primer ataque, sin daño entre los aspirantes y para el primer 'corte'.

RITMO POCO DAÑINO DE 'LUISLE'

Luis León Sánchez marcaba el ritmo, no demasiado fuerte y que permitía a Zubeldia seguir soñando con ganar y al holandés Tom Dumoulin (Giant-Alpecin) seguir entre los mejores y sin dar grandes muestras de sufrimiento. Tuvo que ser la entrada de Visconti la que acelerase algo más las cosas para cercenar las opciones del fugado a la espera de los tres duros kilómetros finales, donde el Astana tomó el control.

La dureza del puerto, que no del ritmo, acabó pasando factura a Dumoulin, que cedió a falta de algo más de dos kilómetros, sabedor que seguir con los de delante no era ya su 'batalla'. Poco después, apareció 'Purito', con un cambio de ritmo coincidente con los tramos más duros de la ascensión y que hizo daño. Quintana intentó aguantar, pero no pudo, lo mismo que Valverde, y sólo el polaco Rafal Majka (Tinkoff-Saxo) y Fabio Aru parecían tener fuerzas.

Pero el gerundense tenía más piernas y fue abriendo una brecha que le sirvió no sólo para ganar con holgura por delante del escalador centroeuropeo sino para estar muy cerca de enfundarse el maillot rojo. El líder sufrió e incluso fue de nuevo alcanzado por Quintana, pero aguantó su prenda por un escaso segundo, mientras que Majka le arrebataba la tercera plaza provisional del podio a Dumoulin.

De este modo, Aru aventaja por un segundo a 'Purito' Rodríguez, en 1:24 al corredor polaco, en 1:25 al holandés y en 1:34 al colombiano Esteban Chaves (Orica-GreenEdge) antes de la disputa de la última gran etapa de montaña de esta Vuelta, la de este lunes entre Luarca y el final en la Ermita de Alba, puerto de categoría especial y el último de los siete que aderezan la jornada.