Quantcast

El deporte a la vuelta de las vacaciones ayuda a prevenir el síndrome postvacacional

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Hacer deporte a la vuelta de las vacaciones, tanto si se ha hecho durante el verano como si no, ayuda a prevenir el síndrome posvacacional, según ha explicado el psiquiatra de la Clínica La Luz, el doctor Carlos González.

El deporte aumenta el bienestar gracias a la generación de endorfinas, que proporcionan una sensación de placer y felicidad, y facilita la conciliación del sueño por la noche. Otra recomendación es poner en práctica técnicas de relajación, que pueden suavizar las molestias físicas causadas por el estrés de volver al trabajo.

Aunque el síndrome posvacacional no es una enfermedad, González ha explicado que «existen una serie de trastornos asociados a la vuelta a la rutina que pueden complicar las primeras semanas tras las vacaciones. La buena noticia es que a través de una serie de sencillos hábitos se puede prevenir en gran medida la aparición de este síndrome». Sus principales síntomas son el estrés, la ansiedad, el cansancio, el dolor de cabeza y problemas para conciliar el sueño y en la memoria.

Para obtener mejores resultados, el deporte se debe combinar con una dieta sana que incluya vegetales, frutas y una buena hidratación. Además, se debe organizar la agenda de una forma racional, combinando las citas y tareas laborales con un tiempo de ocio suficiente, de forma que «la vuelta sea suave», ha señalado González.

VOLVER A LA RUTINA ANTES

Lo ideal es volver de las vacaciones una semana antes de empezar a trabajar, especialmente en el caso de los niños, para que se puedan adaptar los horarios de descanso al de los días de colegio y trabajo. González ha explicado que «no se trata de levantarse a las ocho de la mañana y acostarse a las diez de la noche en la última semana de vacaciones, pero sí intentar acercarse en la medida de lo posible a las costumbres, ya que eso ayudará a regular las condiciones del sueño».

Por último, para tener una mayor motivación en la vuelta al trabajo, es recomendable pensar en nuevos proyectos a realizar en el tiempo de ocio, de modo que las ganas de ponerlos en práctica dejen a un lado el desinterés de la vuelta a la normalidad. Un pensamiento optimista es esencial, «rememorando lo bueno de la actividad laboral y aprendiendo a priorizarlo frente a lo negativo», ha señalado González.

Si a pesar de poner en práctica estas recomendaciones, los síntomas del síndrome posvacacional siguen presentes, se debe acudir a un especialista para descartar patologías más graves.