Quantcast

Una funcionaria de EEUU se opone a las bodas gais pese a la decisión del Supremo

A finales del pasado mes de junio, el Tribunal Supremo de EEUU decidía legalizar el matrimonio homosexual en todo el territorio nacional. Pese a que ya han pasado dos meses de esa decisión, hay algunos estados que no están legislando tal y como deberían.

En concreto, el estado de Kentucky cuenta con una funcionaria «revolucionaria» llamada Kim Davis que ha decidido oponerse a la sentencia del Supremo y dictar una ley propia. ¿Por qué? Su argumento es sencillo: antes que la ley está «la autoridad de Dios».

David Moore y David Ermold, una pareja residente en Rowan, acudieron al ayuntamiento dispuestos a contraer matrimonio, algo que no lograron, ya que se toparon con Davis. El caso ha tenido una gran repercusión mundial, especialmente por las amenazas de la funcionaria a los jóvenes. «Vais a tener un largo día» o «Rezad al señor» son algunas de las perlas que tuvieron que soportar.

Kim Davis lleva 27 años trabajando en dicha oficina de Rowan, la cual dirige desde comienzos de año. Ese poder le permite, según explica a los medios locales, la posibilidad de poder rechazar este tipo de situaciones, las cuales «violan la enseñanza principal de las Escrituras y de Jesús mismo sobre el matrimonio».

Su negativa puede salirle cara, ya que Kim Davis ha sido juzgada por un magistrado federal que le ha citado para que declare en los próximos días. No está previsto que cumpla condena y los medios especulan con que pueda recibir importantes sanciones económicas que le lleven a cumplir la ley vigente.