Quantcast

Colocan duchas para turistas en Auschwitz y se genera una gran polémica

Todo el mundo se ha acordado rápidamente de las antiguas duchas en las que los nazis gasearon a decenas de miles de prisioneros del III Reich, mayoritariamente judíos, pero también gitanos o comunistas. Por ello, las nuevas duchas para los turistas en el Memorial de Auschwitz no le ha parecido una buena idea a casi nadie, aunque haya nacido con buen intención. 

Y es que varios visitantes judíos se han sentido ofendidos al entender que se parecían demasiado a las que utilizaban los nazis aunque, lo dicho, en realidad estén pensadas para paliar el calor que sufren los visitantes al hacer la cola para entrar.

Fue un grupo de visitantes israelíes los que pusieron el grito en el cielo al considerar que se trataba de algo «muy ofensivo». Y puede que con razón. Y hay quien exige a las autoridades del memorial que debía haber tenido más sensibilidad, pero éstos no ven ninguna conexión entre una cosa y la otra y han colgado un comunicado en Facebook en el niegan que se pueda hacer ninguna comparación histórica entre las duchas instaladas a la entrada del recinto y las utilizadas por los nazis para exterminar a millones de judíos.