Quantcast

Razones por las que Ana Blanco no cambia de trabajo

-

1
A sus 54 años, Ana Blanco sigue siendo uno de los bustos parlantes más longevos de la televisiones e

A sus 54 años, Ana Blanco sigue siendo uno de los bustos parlantes más longevos de la televisiones europeas. Esta profesional se incorporó en 1990 al ente público de RTVE y desde 1991 presenta el Telediario de la 1. Es decir, casi 25 años haciendo esencialmente lo mismo y a las mismas horas, siguiendo pautas personales y profesionales que no varían esencialmente. A esta hora, me levanto, a esta reunión de edición, a esta otra miramos titulares y a la misma de siempre, casi en compañía de los mismos de siempre, sesión de peluquería y maquillaje. ¡Y ya estamos 'on air'. La pregunta que se hacen muchos televidentes es, pero, ¿no se ha cansado ya? ¿no le apetece hacer otra cosa? ¿No le pasa factura en ningún momento trabajar de la misma manera, casi con los mismos errores y jefes más o menos ineptos? Y eso, con la obligación de parecer eternamente guapa, joven y fresca a la vez que conserva su imagen de integridad y honestidad periodística. O sea, Jordi Hurtado, pero trabajando con algo mucho más peliaguado que es la información y cargando con una parte importante del prestigio 'de la casa'. Puede que Blanco sea la demostración de uno de los estudios más recientes sobre la vida laboral de los españoles, el que elaboró la consultora Adecco, y según el cual casi ocho de cada diez españoles se sienten felices en su profesión y ocupación. ¿Será verdad? Conviene pensar en ello, ahora que l curso comienza.No sabemos, por supuesto, la interioridades del pensamiento de la famosa periodista, sus motivaciones íntimas para seguir en la silla y en la mesa que cada días millones de españoles contemplan a las 15:00 horas. Todos los días, de lunes a viernes y, de propina, en los programas especiales de las elecciones. Pero su elección de permanencia obliga al contraste, casi por decantación, con la situación que viven muchos españoles que se levantan cada mañana para ir a un trabajo que detestan, casi malgastando su vida. ¿Qué te hace aguantar?1.- Una situación económica complicada: No es el caso de nuestra idolatrada Ana Blanco -a no ser que se haya metido en una espiral de gasto que contrastaría con su demostrada inteligencia- dado que la aludida lleva casi 25 años con un sueldo público sobradamente por encima de la media de su profesión y seguramente rechazando jugosas ofertas laborales. Pero para otra mucha gente, factores como los hijos, el miedo al futuro y la incertidumbre pesan mucho más que una seguridad que detestan. Es un clásico: Es más sencillo quejarse, que actuar y buscar posibilidades. Por que cada día miles de personas dejan trabajos que no aguantan para buscar alternativas mejores. 

Atrás