Quantcast

La frecuencia cardiaca y la variabilidad del ritmo cardiaco en mayores, vinculadas con peor funcionalidad

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Una mayor frecuencia cardiaca en reposo y una menor variabilidad de la frecuencia cardiaca en los adultos mayores con alto riesgo de enfermedades del corazón están asociadas con menor capacidad para funcionar en la vida diaria, así como una disminución futura, según concluye una nueva investigación que se detalla en un artículo que se publica en 'Canadian Medical Association Journal'.

“Se ha planteado la hipótesis de que la frecuencia cardiaca y la variabilidad de la frecuencia cardiaca son marcadores de mayor fragilidad, vulnerabilidad a los factores de estrés y deterioro funcional– escribe el doctor Behnam Sabayan, del Departamento de Gerontología y Geriatría del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en Leiden, Países Bajos, con coautores–. Sin embargo, la relación directa entre estos dos parámetros y el riesgo de deterioro funcional no se ha establecido plenamente”.

La variabilidad de la frecuencia cardiaca es la variación en tiempo entre los sucesivos latidos del corazón. La frecuencia cardiaca y la variabilidad del ritmo cardiaco reflejan la capacidad de adaptación del corazón al estrés. Para determinar si ambas se correlacionaron con el estado funcional –es decir, la capacidad para realizar actividades de la vida diaria–, un equipo de científicos europeos analizó los datos de 5.804 personas de 70 a 82 años con factores de riesgo para enfermedades del corazón en Irlanda, Escocia y Holanda.

Poco más de la mitad (el 52 por ciento) eran mujeres. Los investigadores utilizaron el índice de Barthel sobre las actividades de la vida diaria (AVD), que incluyen el acicalamiento, los hábitos de aseo, caminar y otras cuestiones, y la Escala Lawton sobre Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD), que mide tareas más complicadas, como tomar los medicamentos según la prescripción médica, realizar las tareas domésticas, las compras y otras tareas.

“Debido a que la incapacidad funcional se desarrolla gradualmente, es importante identificarla a tiempo y tomar medidas para retrasar la decadencia, como con el ejercicio, los medicamentos y otras intervenciones”, afirma Sabayan. “Esto es especialmente importante con el envejecimiento de la población, ya que podría significar un aumento del número de personas que tienen problemas con el funcionamiento diario”, añade.

Los autores siguieron a los participantes durante un promedio de 3,2 años y vieron que las personas con mayor frecuencia cardiaca en reposo tenían un mayor riesgo de declive de casi el 80 por ciento en la realización de las actividades básicas de la escala AVD. También presentaban un 35 por ciento más de riesgo de deterioro en el desempeño de las tareas más complejas AIVD. Los individuos con la variabilidad del ritmo cardiaco más baja tenían aproximadamente un 25 por ciento más de riesgo de declive en la realización de ambas tareas ADV y AIVD.

“Una mayor frecuencia cardiaca en reposo y una variabilidad del ritmo cardiaco más baja se asociaron con peor desempeño funcional al inicio del estudio y con mayor riesgo de un futuro deterioro funcional en los adultos mayores con alto riesgo cardiovascular”, concluyen los autores. El estudio es consistente con trabajos anteriores y amplía la evidencia demostrando que la vinculación de la frecuencia cardiaca y la variabilidad del ritmo cardiaco con disminución funcional es la misma en hombres y mujeres.