Quantcast

Michelle Jenner, sobre Hugo Silva: «Es como si no hubiese pasado el tiempo»

Este fin de semana se ha estrenado 'Atrapa la bandera', la nueva película de animación española que nos invita a viajar al espacio con dos padrinos de auténtico lujo, Michelle Jenner y Dani Rovira. La actriz pone voz a Amy, la amiga del protagonista, como ya hiciese con la popular Hermione Granger en la saga 'Harry Potter'.

¿Estar de promoción en agosto es un privilegio o un suplicio?

Es un privilegio, desde luego. Todo lo que sea trabajar, da igual cuando sea, es un privilegio. Es verdad que estos meses con el calor se hacen más pesados. He estado rodando estos días y con el calor te cansas más, pero vamos…¡Feliz de la vida! Que siga así.

Con Amy viajas a la Luna. ¿De pequeña soñabas con viajar al espacio?

No, yo soñaba desde pequeña con ser artista. A mí lo de ser astronauta me daba mucho miedo. No me gustaban ni las montañas rusas, así que lo de montarme en un cohete me quedaba muy lejos. Siempre soñaba con vivir aventuras, me disfrazaba y me ponía hacer el tonto. Me imaginaba que estaba actuando en una película o en un teatro. Eso era lo que más me gustaba.

¿Cumplir años no está reñido con doblar personajes infantiles?

Bueno, en realidad no. Yo empecé a hacer doblaje a los seis años interpretando personajes infantiles. A pesar de que te cambia la voz con el paso de los años, no es como a los chicos que les cambia mucho más. Las mujeres podemos agudizar más la voz y aunque ahora no me saldría igual doblar a una niña de seis años, con una de doce me resulta más fácil.

¿Doblaje o interpretación delante de la cámara?

No me pongas en esa decisión (Risas). Para mí el doblaje también es interpretación. Es como si tienes que elegir entre cine, teatro o televisión. Es interpretar, pero lo haces en otro medio. Aunque al público le llega únicamente la voz, cuando estás en la sala de doblaje pones caras y lo interpretas. Para mí, son diferentes ramas de lo mismo.

Entonces, ¿no te decantas ni un poquito por alguna de las dos?

A mí siempre me ha gustado la sensación de estar en una sala de doblaje. Primero porque puedes estar cómoda, vestida como quieras. Después de hacer Isabel, donde había momentos que lo pasaba muy mal con los trajes y el calor…(Risas). Es más «cómodo» porque lo haces desde la oscuridad. Eso me gusta. El clima que se crea también es otra manera de disfrutar el cine. Para mí ha sido una gran escuela porque te da la oportunidad de ver las secuencias una y otra vez, fijándote en la interpretación de los actores. Eso hace que aprendas mucho.

Dani Rovira me comentó que no le hubiese venido mal algún consejo tuyo. ¿Cómo le has visto como actor de doblaje?

Uy, yo tampoco sé tanto como para dar consejos (Risas). Creo que lo ha hecho muy bien, y ha tenido al lado al director que siempre sabe lo que quiere. A lo mejor puedo saber algo más en la parte técnica, pero Dani no necesita ninguna indicación. Lo ha hecho fenomenal.

¿Se debe apostar más por la interpretación española?

Lo cierto es que cada vez se valora más porque hay trabajos muy buenos. Con 'Las aventuras de Tadeo Jones' tuvieron muy buenas críticas y eso demuestra que en España se hacen proyectos de gran calidad. Es increíble ver cómo una película que dura poco más de una hora lleva detrás un trabajo de más de cuatro años con cientos de personas. Hay gente que es muy buena, pero que no le queda más remedio que marcharse a otro país. La pena es esa. Tenemos que apostar más porque no es un problema de talento, sino de medios.

Sara (Los hombres de Paco) e Isabel. ¿Es difícil quitarse ese sambenito de papeles tan reconocidos?

Evidentemente es algo que llevas siempre contigo. Has estado muchos años haciendo un personaje y es normal que la gente te recuerde por ello. Me decían lo mismo cuando terminé de hacer 'Los hombres de Paco', y ahora después de Isabel ya nadie me dice nada de 'Los hombres de Paco' (Risas). Además, creo que nunca me he encasillado. Siempre los personajes que he realizado han sido muy diferentes. Eso también es lo bonito de este trabajo.

¿Tienes algún personaje que te gustaría interpretar?

No me planteo ninguno concreto, a mí me gusta hacer algo que no haya hecho antes. Por ejemplo, siempre me ha hecho gracia pensar que quiero ser la mala de la película, un papel así como de bruja de cuento. Por eso, porque es algo que no he hecho nunca. O un musical. Probar con cosas diferentes.

¿Cómo ha sido rodar con Hugo Silva diez años después de 'Los hombres de Paco'?

Pues como si no hubiese pasado el tiempo, como si hubiese sido ayer. Hace diez años que empezamos 'Los hombres de Paco' y después estuvimos trabajando tres años más en la serie. Es un placer rodar con él, es un gran actor y es muy buen compañero. Después de trabajar tantos años juntos teníamos mucha confianza y creo que eso se nota.